Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Al fin en casa [Priv.]
Sáb Ene 13, 2018 6:09 am por Sentorea Shianus

» Paseo en el parque[Priv. Ayana]
Sáb Dic 23, 2017 6:48 am por Lucas Nex

» Una noche para no olvidar (priv-Momo)
Lun Dic 18, 2017 12:47 pm por Momo

» Un pueblo no tan fantasma. (priv: Eigil)
Sáb Dic 09, 2017 1:07 am por Eigil

» Un mes o dos ~
Jue Nov 30, 2017 10:40 pm por Lyonett Schimdt

» Reglas para el rol
Lun Oct 30, 2017 12:53 am por Ayla

» Counter-offer | Kara
Vie Oct 27, 2017 2:02 pm por Kara Ku-Sith

» Crawl on Your Belly | Lyonett
Jue Oct 26, 2017 11:54 am por Sebastian Morgenstern

» Conociéndonos. [Aengus Ógr]
Mar Oct 24, 2017 1:51 am por Aengus Óg

» Describe al de arriba por el avatar
Mar Oct 17, 2017 2:37 am por Aengus Óg

» Emergecia?
Jue Oct 12, 2017 9:33 pm por Aleksandra Sanya V. Lit

» Ausencia hasta el lunes < 3
Jue Oct 12, 2017 8:03 pm por Lyonett Schimdt

» Venga, vamos a jugar [priv.]
Lun Oct 02, 2017 10:19 pm por Skadi

» En el ojo del huracán [Noir]
Dom Sep 24, 2017 4:47 am por Noir

» Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern
Miér Sep 13, 2017 5:31 am por Sebastian Morgenstern

» Registros de esclavos del mercado negro
Jue Sep 07, 2017 4:48 am por Norihito Kurama

» Cambio de nombre [¿Duda?]
Miér Sep 06, 2017 6:12 pm por Lyonett Schimdt

» Registro de Personaje
Miér Sep 06, 2017 4:16 pm por Norihito Kurama


¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 151 el Miér Jun 26, 2013 1:26 pm.

Los posteadores más activos del mes
Sentorea Shianus
 











Élite
Afiliados Élite
Si quieres que tu foro aparezca en esta secciónhaz clic aquí
City of Horror 28_194846_96xb13 Crear foro Jugando con Dioses Underworld war Lost Soul Crear foro Seven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas  photo untitled45.png  School Crazy School Deluxe NEW


Diseño por parte de Zvi Shiloah ♥

Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://sakurai-rolamoesclav.forofenomeno.com/forum.

Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern

Mensaje por Elisabeth A. Gray el Lun Jul 17, 2017 6:03 am

Elisabeth se encontraba en casa, terminando de limpiar todo y organizar un poco lo que era su nuevo hogar mientras Deidara, había salido a hacer su trabajo hacía varios días y no sabía nada de él… no le gustaba nada que el chico se arriesgara así… pero no le iba a decir nada, ya una vez le había dicho que él se merecía algo mejor pero aun así el muchacho seguía sin escucharla… Eso la enfurecía pero solo por el estrés de saber que el chico podría estar en riesgo…

-Nahh…. estará bien…

Dijo para sí misma terminando de botar la basura…. Entonces miro a su alrededor y sin mucho que hacer decidió salir a la ciudad para disfrutar de su reciente libertad, estaba contenta de ser libre y no en ese horrible mercado negro…

Se coloco un atuendo normal… unos pantalones de cuero negros junto a una camisa blanca y una chaqueta de jean, para luego atar finalmente sus cabellos rosados en un moño para evitar el calor que hacía en ese día de finales de verano… Y, antes de salir tomo su mochila metiendo su blog de dibujos y unos carboncillos…. nunca se sabe donde podría encontrar un poco de inspiración para un buen dibujo… Y dejo una nota encima de la mesa por si llegara su compañero de casa: En el microondas hay un poco de comida para cuando regreses, es de solo calentar, salí a dar una vuelta, estaré bien… Atentamente Elisabeth.

Camino y camino por toda la ciudad buscando algo que pintar, aunque si era más sincera con ella misma lo que realmente buscaba era a Deidara, debía saber si estaba bien… pero al no encontrarlo decidió seguir caminando, quizás estaría en la villa que estaba a las afueras de la ciudad… según le habían dicho varios esclavos era un lugar tranquilo y pacifico pero ella jamás había ido….

Al llegar al lugar este estaba en calma, era más o menos medio día cuando llegó y la gente caminaba cordial y con una gran sonrisa en sus rostros, con sus compras de la mañana y saludando a todo aquel que le pasaba a su lado. Era tan distinto a la ciudad, la hostilidad que allí se respiraba aquí ni existía… entonces, y siguiendo a un grupo de personas, llego a una calle repleta de puestos, claro que con su estatura y la gente no vio de que eran pero por el aroma sin duda era de comida…. En eso, y en su despistes, dos jóvenes sin querer la tropezaron sacándola de sus pensamiento, rápidamente ambos se disculparon y siguieron su rápido recorrido hasta un puesto en especifico… por lo que ella entendía… dos hombres, uno más mayor que el otro , estaban repartiendo comida gratis a todo el mundo… ¿pero por qué? Sabía que la situación en la ciudad no estaba bien, pero dar sin nada a cambio eso no era normal, y mucho menos lógico. Allí encontró lo que le faltaba de inspiración, la única manera de que Elisabeth pudiera encontrarle la lógica a algo que no entendía era pintando así que se sentó en unos viejos barriles que estaban a un lado de aquel puesto y comenzó a dibujar a aquellos dos hombres… intentando plasmar la desesperación de la gente por conseguir un plato caliente de comida…. La amabilidad del hombre que se los daba y la gratitud que sentían al recibir eso que tanto necesitaban….
La tarde cayó sobre ellos cuando los dos hombres habían terminado su trabajo, al igual que ella… el dibujo había quedado fantástico y la joven solo frotaba sus dedos unos contra otros observando su trabajo… había quedado genial, estaba deseando llegar a casa, pero dudaba que alguien lo viera. Entonces se levanto y sin darse cuenta choco contras otra persona que caminaba por la concurrida calle.

-Lo lamento muchísimo… esta despistada ¿Se encuentra bien?
avatar
Elisabeth A. Gray

Femenino
Mensajes : 107
Ingreso : 24/06/2014
Edad : 22
Localización : Donde se encuentre la belleza

Volver arriba Ir abajo

Re: Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern

Mensaje por Sebastian Morgenstern el Lun Jul 17, 2017 5:52 pm


Sebastian la observó dormir.
Si le hubieran dicho que encontraría allí a Marilyn Monroe, cantándole 'Feliz cumpleaños, señor presidente' al ritmo de una balada de death metal, sólo habría provocado que simplemente alzara una ceja y se retirase; reafirmando su idea de que debía apresurar sus planes para extinguir a la raza humana.
Pero esto lo había tomado por sorpresa. Ella... Está niña.
Se movió. Estaba a punto de despertar. El ángel caminó sin ningún reparo a la habitación contigua. Para cuando la pelirroja hubo abierto los ojos, no había nadie en su cuarto. Minutos más tarde, el ángel la escuchó acercarse a él, y se escondió sin mucho esfuerzo a un lado de la pared. La cabeza de la niña, aun adormilada, vislumbró en las tinieblas sin encontrar a quien buscaba. Habían estado tan cerca que Sebastian temió que su colonia lo delatase.
Por suerte ese lugar apestaba.
La escuchó entrar al baño, y entonces el ángel se dedicó a examinar los efectos personales de quien debía ocupar ese cuarto. Un hombre. Joven. Que emplea pólvora y desconoce el uso del desodorante de ambiente. Era repugnante estar siquiera un par de segundos allí, ni siquiera se podría haber olfateado una letrina entre tanta peste acre.
Si alguien que compartía su sangre se acostaba con una persona así, iba a tener que considerar el fratricidio.



No hay de qué disculparse, pequeña —Exclamó el hombre— Soy yo quién no miraba dónde iba. Con todo el trabajo que hay, a veces se me va la cabeza. Perdona a este viejo decrépito —Rió avergonzado.
Era un hombre maduro, de cabellos blancos y bigote anticuado. Llevaba ropas más bien humildes, pero limpias. Como quien hace mucho ha perdido el interés en ampliar su vestuario, pero no ha olvidado como lucir presentable.
Llevaba una tetera enorme que sostenía con una sola mano, por lo que debía ser fuerte a pesar de su edad. En la otra,llevaba varios vasos descartables de plásticos, unos sobre otros para mayor comodidad.
Hace mucho frío hoy en particular. La gente muere de hipotermia en las calles, ¿sabes? Es lamentable, muy lamentable... —El hombre negó con la cabeza— Es nuestro deber cívico evitar que eso pase, por eso repartimos alimentos y bebidas que mantienen el estómago calmado, y el corazón caliente —Explicó orgulloso. Uno podría hasta haber pensado que se trataba de un santo— Venga, toma un poco de té tú también. Para el camino. No querrás que te dé hipotermia, ¿verdad?
El hombre vertió la infusión humeante dentro de uno de los vasos, y con un pulso experimentado, lo separó del resto y lo ofreció a la muchacha.
Puedes retribuirlo algún día, ayudando a alguien menos afortunado.
Sonrió amablemente, con una expresión capaz de provocar sonrisas e inspirar el espíritu.

Camina hacia esa chica y haz que tire el vaso.

¡Oops...!
Un muchacho joven se apresuró de la nada, y golpeó con la palma abierta el vaso. Este cayó al piso, volcando en medio de una nube de calor el té recién servido.
El hombre lo miró con desprecio.
¡Demonios, chiquillo! ¿Por qué has hecho eso?
Ante la pregunta, el joven se mostró confundido. Parpadeó varias veces, y luego se rascó la cabeza.
Yo... no lo sé. Creo...
El viejo frunció el ceño, y observó a su alrededor. Claramente, había descubierto algo con tan sólo mirar a ese muchacho. Había visto un desconcierto en su mirada, o una falta de propiedad en sus acciones; algo que lo había llevado a creer que alguien más lo había obligado a hacer eso.
Sus ojos se detuvieron detrás de la muchacha. Y se abrieron de par en par. Podía verse una mezcla bicolor de miedo y sorpresa; de la misma forma que ha de lucir quien dispara un arma sin municiones, pero olvida la bala en la recámara.
Dejó caer la tetera al suelo, que salpicó un té rojizo y muy caliente por todas partes. El tintineo de la tetera no se había detenido aún, pero el hombre ya había desaparecido de la vista; los vasos de plástico abandonados por el piso.
Y en el sitio que él había estado observando, no había nada en absoluto. Sólo personas repartiendo comida, que de alguna forma, nunca parecía acabarse.


Just to be clear:
La primera mitad corresponde al pasado. Ignóralo.
avatar
Sebastian Morgenstern

Masculino
Mensajes : 20
Ingreso : 06/07/2017
Localización : In your mother.

Volver arriba Ir abajo

Re: Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern

Mensaje por Elisabeth A. Gray el Miér Ago 23, 2017 5:15 am

Elisabeth se dio cuenta que había tropezado con el mismo hombre mayor que estaba repartiendo la comida caliente. Ella le sonrió amable y bastante cariñosa, en sus ojos azules se reflejaba claramente la admiración que sentía en ese momento por ese desconocido, que se veía bastante humilde, daba lo poco que tenia a la gente que más lo necesitaba, la ojiazul estaba impresionada que alguien pudiera ser así de bueno, claro en su vida no había conocido muchas personas buenas, quizás por eso le resultaba tan admirable ese comportamiento. Entonces el hombre empezó a explicar lo que hacía y porque lo hacía, esto conmovió mas a la joven hibrida quien lo miraba con admiración, para luego tomar la taza de té caliente entre sus manos, calentando sus finos dedos que estaban congelados. No se había dado cuenta por estar dibujando pero el frio calaba en sus huesos…

-Muchísimas gracias señor. En verdad es admirable lo que hace, y es un honor conocerle.- Dijo con admiración la joven y con una gran sonrisa en sus labios.- Espero que no le haya molestado que los retratara, es mi manera de expresarme y entender un poco este mundo oscuro y frío.- Dijo para luego llevar la taza con té a sus labios pero antes de poder beber una gota el hombre joven le había dado un manotazo y hacia que la taza callera al suelo perdiendo todo el liquido en ella. Elisabeth dio un paso hacia atrás para no quemarse con el líquido pero también por miedo…. Inevitablemente los recuerdos del mercado vinieron a su mente, los golpes y el dolor, esos malos tratos que había sufrido invadieron su cabeza erizándola por completo y paralizarla….
Entonces los dos hombres comenzaron a discutir, el más joven no entendía lo que había hecho y el anciano lo reprimía por tales acciones, Elisabeth aun estaba un poco en shock por el pasado. Pero tampoco le dio tiempo de reaccionar mucho por que el hombre mayor al parecer vio algo que lo aterro, e hizo que tirara la tetera caliente…. Por suerte estaba lejos y también se libro de mojarse pero no se su sorpresa. Rápidamente se giro a ver qué era lo que había aterrado tanto al hombre pero no vio nada especial, solo gente caminando por aquel lugar, nada terrorífico o amenazante…

-Se encutr…- Dijo la joven cuando se volvió a girar pero ya no había nadie… ¿Pero qué diablos acababa de pasar?- No entendí…- Dijo para sí misma volviendo a girar, sentía que alguien la observaba, que alguien estaba detrás de ella. Pero no vio a nadie…. Sera mejor que vuelva a casa, el viaje es largo y ya es de noche. No era muy buena opción viajar sola hasta casa de Deidara…. Y si la volvían a atrapar, pero tampoco podía quedarse. Debía regresar y muy rápido.
avatar
Elisabeth A. Gray

Femenino
Mensajes : 107
Ingreso : 24/06/2014
Edad : 22
Localización : Donde se encuentre la belleza

Volver arriba Ir abajo

Re: Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern

Mensaje por Sebastian Morgenstern el Miér Sep 13, 2017 5:31 am

La llave de la ducha y el sonido de agua corriendo resonó por el departamento.
Sebastian examinó la habitación de la niña. Abrió los roperos, tiró de los estantes, revisó sus sábanas y todos los escondites que una niña usaría. Sin embargo, Elizabeth no se trataba exactamente de una. Había nacido hace más de cincuenta años. Sus costumbres serían diferentes.
Con ese pensamiento, levantó el colchón, y encontró allí algo de dinero, y un collar. Sebastian lo tomó con su mano y lo alzó frente a sí.
¡Tsk! —Se quejó, teniendo que soltarlo de inmediato.
Le había provocado una descarga eléctrica que lo obligó instintivamente a dejarlo caer.
El collar llevaba un hechizo de protección de naturaleza angelical. Rechazaría cualquier ángel que lo tocase a él, o a su portador.
Sin embargo, Sebastian no era cualquier ángel.
Lo volvió a tomar y lo presionó en su puño. El aroma a carne quemada y sangre secándose fue seguido de un resplandor que escapaba de los espacios entre sus dedos. En un par de segundos, este se había ido, y también cualquier magia que el amuleto poseyese.
Si alguien le había dado una protección como esa, era porque sabía que él, u otro ser, vendría por ella. Y por lo tanto, no la había considerado lo suficientemente fuerte para cuidarse de sí misma.
El grifo de la ducha se apagó.
Sebastian regresó el colgante a su escondite y se paró frente a la puerta del baño. Espero pacientemente a que ella terminase de secarse el cabello, o lo que fuese que estuviese haciendo.
Y cuando la puerta se entreabrió, los labios de Sebastian se movieron recitando un conjuro.



El ángel la vio alejarse del mercado, y caminó detrás de ella con sus ropas revoloteando por el viento.
Llevó su mano a su rostro, y movió los cabellos que tapaban su vista. Los ojos brillaban de color azul brillante.
Un muchacho de aspecto desaliñado se acercó hacía él y empezó a caminar a su lado, con un cuenco de sopa caliente.
¡Buen día, señor! Hace frío, ¿eh? ¿Por qué no se calienta el estómago con un poco de nuestra excelente...?
Sebastian se detuvo y lo tomó por el cuello, cortando la oración a mitad de camino. Torció el brazo y lo arrojó al otro lado de la calle, estrellando al buen samaritano contra la pared opuesta. Los ladrillos se resquebrajaron, y el cuerpo calló inerte al suelo; las vértebras quebradas por el impacto. Probablemente jamás volvería a caminar en su vida, si es que no moría antes.
Ninguno de los transeúntes se detuvo a ayudarlo, ni tampoco gritaron despavoridos. Se limitaron a mirar a Sebastian avanzar. Todos y cada uno de ellos. Dejaron sus actividades y lo observaron pasar por la concurrida calle.
Todos sólo miraban a Sebastian.
Detrás de él, en el mercado, el muchacho que había volcado el tazón de sopa de la niña se rascaba la nuca.
¿Qué...? ¿Dónde estoy...? Se supone que debía ir a casa... ¿Dónde...? —Un voluntario lo tomó por el hombro— ¿Qué? ¿Qué haces? ¡Dejame ir! —Mientras intentaba forcejear, más personas lo tomaron de los brazos.
Los gritos fueron apagados por el sonido de la sopa corriendo por su garganta.
Cuando lo dejaron y se alejaron, el chico se levantó con las ropas manchadas de sopa y la cara quemada. Sin decir una palabra, se dirigió a la mesa de comidas, y comenzó a repartir pastelillos.
Tenía una sonrisa en el rostro.



Un vendedor de perfumes se acercó hacia la niña, inclinándose hacia ella. Tenía una sonrisa amable, y sus ojos asiáticos lo hacían lucir como una persona caricatura.
¡Señorita! ¿¡Qué tal?! —La saludó, colocándose frente a ella para cortarle el paso— ¿Le interesaría probar una muestra de nuestra nueva fragancia? ¡Es gratis! Mire, deme su muñeca...
Tomó respetuosamente el brazo de la muchacha, y acercó el rociador a su piel.
Un silbido razgó el aire como un cuchillo, seguido de un ruido explosivo.  
El vendedor dejó caer la botella de perfume, y empezó a él también, desplomarse hacia el suelo. Un agujero rojo, y maligno, se abría sobre sus ropas, su pecho, y hacia el otro lado de su cuerpo.
Sebastian tapó la boca y la nariz de la muchacha, y tiro de ella hacia él.
Habla, y te mueres —Le advirtió, tirandola a forcejeos hacia un lado de la calle.
Un policia sacó su arma desde el otro lado de la acera.
¡Quieto ahí!
Sebastian se volteó, y el fogonazo del arma en su dirección lo obligó a soltar a su victima. Dio un manotazo al aire, golpeando la bala a mitad de aire. El proyectil atravesó su carne, y se desvió a un lado de la pared.
El ángel miró la herida, contemplando la sangre, y chasqueó la lengua. La carne alrededor de la lasceración se había tornado negra y seca.
Asqueroso —Se quejó.
Alzando la vista hacia el policia, llevó su mano a su cinturón y tiró de un cuchillo arrojadizo. Antes de que pudiese dispararle de nuevo, el oficial cayó de rodillas.
Su garganta estaba completamente atravesada por la hoja.
avatar
Sebastian Morgenstern

Masculino
Mensajes : 20
Ingreso : 06/07/2017
Localización : In your mother.

Volver arriba Ir abajo

Re: Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.