Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Paseo en el parque[Priv. Ayana]
Ayer a las 2:36 pm por Lucas Nex

» Una noche para no olvidar (priv-Momo)
Dom Nov 19, 2017 5:53 am por Lynette Bishop

» Un pueblo no tan fantasma. (priv: Eigil)
Dom Nov 12, 2017 5:47 am por Rusia

» Al fin en casa [Priv.]
Dom Nov 05, 2017 1:22 am por Sentorea Shianus

» Reglas para el rol
Lun Oct 30, 2017 12:53 am por Ayla

» Counter-offer | Kara
Vie Oct 27, 2017 2:02 pm por Kara Ku-Sith

» Crawl on Your Belly | Lyonett
Jue Oct 26, 2017 11:54 am por Sebastian Morgenstern

» Conociéndonos. [Aengus Ógr]
Mar Oct 24, 2017 1:51 am por Aengus Óg

» Describe al de arriba por el avatar
Mar Oct 17, 2017 2:37 am por Aengus Óg

» Emergecia?
Jue Oct 12, 2017 9:33 pm por Aleksandra Sanya V. Lit

» Ausencia hasta el lunes < 3
Jue Oct 12, 2017 8:03 pm por Lyonett Schimdt

» Venga, vamos a jugar [priv.]
Lun Oct 02, 2017 10:19 pm por Skadi

» En el ojo del huracán [Noir]
Dom Sep 24, 2017 4:47 am por Noir

» Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern
Miér Sep 13, 2017 5:31 am por Sebastian Morgenstern

» Registros de esclavos del mercado negro
Jue Sep 07, 2017 4:48 am por Norihito Kurama

» Cambio de nombre [¿Duda?]
Miér Sep 06, 2017 6:12 pm por Lyonett Schimdt

» Registro de Personaje
Miér Sep 06, 2017 4:16 pm por Norihito Kurama

»  — PARALLEL WORLD — YAOI +18 - Afiliación ÉLITE
Vie Sep 01, 2017 3:43 am por Invitado


¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 151 el Miér Jun 26, 2013 1:26 pm.

Los posteadores más activos del mes
Ayana Hizuki
 
Lucas Nex
 
Momo
 
Rusia
 
Sentorea Shianus
 
Lynette Bishop
 











Élite
Afiliados Élite
Si quieres que tu foro aparezca en esta secciónhaz clic aquí
City of Horror 28_194846_96xb13 Crear foro Jugando con Dioses Underworld war Lost Soul Crear foro Seven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas  photo untitled45.png  School Crazy School Deluxe NEW


Diseño por parte de Zvi Shiloah ♥

Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://sakurai-rolamoesclav.forofenomeno.com/forum.

A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

 :: Rol :: Viviendas :: Casas :: Residencia Namikaze

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 04, 2016 2:30 am

Una sonrisa se formó en mi rostro al escucharla entusiasmada por ir conmigo, lo cual me parecía maravilloso, pero en un instante mi expresión cambio al darme cuenta de que después había malentendido lo que le había dicho, su tono de voz había cambiado a uno más apagado –no seas tonta- coloque una mano sobre una de las de ella que se encontraban sobre mi abdomen mientras se aferraba a mí –si te compre es porque te quiero conmigo… y también para darte la libertad que te arrebataron, te dije aquello por si tu no querías estar donde yo, o por si te sentías obligada a ello… no seas dramática- me voltee a verle con una sonrisa mientras le decía eso último.

-bien… ya que está decidido creo que debemos ir a que conozcas tu nueva casa, solo debo advertirte que no está muy ordenada, así que trata de no asombrarte, disimular un poco, o fingir que te parece linda- reí un poco y continuamos el vuelo para después acordarme –hey! Es verdad- dije llevando una mano a mi frente –te había dicho que surcarías los cielos con tus propias alas, acabamos de salir de la ciudad y ya nos falta poco por llegar, que tal si surcas el resto del trayecto tu misma… no insinúo que no quiera llevarte, pero supongo que volar era algo que hacías muy poco estando allá encerrada, quiero que sientas el viento en tus alas de nuevo- termine de hablar mirándole con una ligera sonrisa esperando a que me soltara y elevara el vuelo ella misma…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Elisabeth A. Gray el Dom Sep 04, 2016 4:28 am

Elisabeth quedo aliviada antes sus palabras y entrelazo sus dedos con los del chico abrazándole con cariño… así que si quiera estar con ella era por que en verdad el si sentía lo mismo que ella sentía…. Aunque…. ¿Ella misma sabía lo que sentía por aquel hombre?.... ¿Era solo amistad o quizás abría algo más?.... Ella negó sacando esos pensamientos de la cabeza era su amigo, su único amigo en toda su vida… Entonces la joven le acaricio la mano con delicadeza y suavidad y le dio un suave, cálido y tierno beso en la mejilla…

-Jamás podre pagarte lo bueno y comprensivo que eres conmigo Deidara….

Le dijo suavemente al oído volviendo a recostarse en su espalda con cuidado y tranquilidad… Entonces el joven mutante le comentaba que ahora irían a su nuevo hogar… eso le saco una gigantesca sonrisa a la muchacha… un hogar… nunca había tenido eso… un orfanato, no era un hogar, las calles jamás lo habían sido y muchísimo menos la enorme mansión donde vivía su padre… pero ahora junto a este chico por fin tendría un hogar… pero cuando estuvo a punto de contestarle el muchacho se recordó de su anterior sugerencia, no había volado en casi dos años… no había sentido el aire traspasar sus alas… esa libertad que solo te la da el estar volando a miles de kilómetros del suelo… la chica sonrió picara soltándose del muchacho y bajándose la cremallera de su chaqueta…

-Cuídamela ¿sí?… es la única que tengo…

Dijo emocionada entregándole la chaqueta para finalmente lanzarse en picado en el aire… esa sensación no tenia comparación…. Ese hueco en el estomago que experimentabas al estar en el vacio cayendo a alta velocidad… eso si era indescriptible… caía y caía por el viento y entre las nubes desapareciendo de la vista del muchacho para cuando estuvo a unos cuantos metros del suelo saco sus alas color ébano y las agito con fuerza… estas respondieron como siempre lo habían hecho, fieles y seguras impulsándola con fuerza hacia arriba… hacia las nueves

-SIII!!!!!!!!!!!!

El grito de la chica sonó por todo el lugar y comenzó a volar al lado del ave de arcilla sonriendo como jamás lo había hecho… Deidara le estaba regalando el mundo, quizás el no lo sabía pero estaba haciendo que esa chica fuera la mujer más feliz sobre la faz del planeta…. Entonces el ave de arcilla comenzó a defender hacia una zona residencial… su nuevo hurgar se aproximaba al igual que su nueva vida.
avatar
Elisabeth A. Gray

Femenino
Mensajes : 107
Ingreso : 24/06/2014
Edad : 22
Localización : Donde se encuentre la belleza

Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 26, 2016 1:55 am

Al tomar su chaqueta y escucharla no pude evitar quedarme un tanto pensativo “claro, habrá que ir de compras después” fue lo que pensé y miré como simplemente se lanzaba al vacío. Sonreí al escuchar el grito de la chica resonar por todo el lugar, era un grito lleno de libertad y enjundia, pronto volvió a tomar altura acompañando al ave de arcilla a un costado, me quede por un momento contemplando como la joven volaba felizmente, estaba tan contenta y concentrada en su vuelo que ni siquiera se dio cuenta de que la miraba, solté una leve risa, apenas perceptible, y volví a dirigir mi mirada hacia el panorama dándome cuenta de que habíamos llegado solo hacía falta descender.

-hay que comenzar a perder altura, hemos llegado- mi casa se encontraba algo alejada de la ciudad, en una zona un tanto desolada pero bastante habitada de diferente tipo de flora, arboles, hierbas, pastizales, arbustos, flores; sin mencionar que tenía mi propio jardín, el cual constaba de diferentes rosales, helechos, orquídeas, arboles de cerezo e incluso uno que otro bonsái, a decir verdad el gusto por la belleza de la flora en general era algo que me mantenía muy oculto, mi casa era la típica con puertas deslizables y piso de madera, el jardín se encontraba justo al frente y un par de árboles de cerezo, uno en cada costado de la casa, varios pétalos de esos árboles se encontraban tirados y regados sobre el césped en todos los alrededores, y en la parte de atrás tenía mi taller de arte, el cual le mostraría a la joven una vez que entráramos junto con el resto de los interiores, debía admitir que mi casa es bastante bonita y agradable pese a ser bastante simple y común, el único inconveniente era que por dentro la tenía algo descuidada en cuanto a la limpieza.

Una vez que aterrizamos de un salto baje del ave de arcilla y camine acercándome a Elisabeth -bueno… aquí estamos, este será tu nuevo hogar, no es el mejor, pero supongo que será mejor que el mercado negro no?... ven- tome con cuidado su muñeca para alentarle a caminar atravesando el jardín mientras que con la otra mano seguía sujetando su chaqueta -este es mi jardín, sé que todo luce bien hasta aquí, pero el jardín es lo único de la casa que cuido, bueno eso y mi taller de arte, así que si gustas puedes explorarlo todo lo que quieras antes de que descubras el chiquero que tengo adentro- solté su muñeca delicadamente para dejar que la joven mirara todo lo que quisiera, el jardín era algo amplio así que podía explorarlo a libertad y algo me decía que Elisabeth disfrutaría mucho de esta área de su nueva casa
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Elisabeth A. Gray el Lun Sep 26, 2016 3:02 am

El aire que se colaba por entre sus alas, que la hacía elevarse por encima de las nubes… esa sensación era la mejor y Deidara se la obsequiaba para que la disfrutara más que a nada en la vida, por culpa de sus miedos en todos estos años Elisabeth no había podido volar tanto como lo hubiera querido, quizás tres o cuatro veces en estos treinta años… pero ahora lo había sin miedo, lo hacía porque se sentía a salvo y todo eso era gracias a Deidara… La chica hacia piruetas en el aire, tirabuzones y giros rosando con sus dedos las nubes esponjosas mientras reía y reía… quizás se vería tonta e incluso algo infantil, pero le daba igual, en ese momento la felicidad que ahora sentía no se podía cambiar por nada…. Entonces el chico hablo comentándole que ya habían llegado y que solo debía descender… la chica lo siguió, lanzándose en picado dejando que sus alas finalmente frenaran la caída batiéndolas al llegar al suelo y haciendo que los pétalos que se encontraban en el césped se levantaran y se convirtieran en una lluvia de ellos….

-Guauuu!!!.- La chica sonría divertida ya con sus alas de vuelta a su tatuaje mientras ella giraba como si estuviera en un hermoso cuento de hadas.- Deidara esto es hermosísimo, es justamente lo que necesito…

Dijo emocionada dejando que la tomara de la muñeca y la guiara a través del jardín, ella solo podía sonreír, era tan diferente a donde se encontraba antes, adiós a todos esos dibujos lúgubres, tristes y desolados… los dibujos que ahora haría estarían llenos de color, de vida y sobretodo esperanza…. Esa que Deidara le había regalado… incluso ya había escogido su lugar para pintar… amaba estar en las ramas de los árboles y ese cerezo le iba a 00indar todo lo que ella mas quería.

-No debe ser para tanto Dei, y si lo es para eso estoy aquí ¿No?- Le sonríe para después abrazarle con muchísima fuerza.- De verdad Deidara, no sabes lo que has hecho por mi… no te imaginas lo feliz que me siento… Gracias….

Dijo recostándose en su pecho feliz y eufórica… pues la alegría que ahora sentía jamás la había sentido….
avatar
Elisabeth A. Gray

Femenino
Mensajes : 107
Ingreso : 24/06/2014
Edad : 22
Localización : Donde se encuentre la belleza

Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 09, 2016 3:06 am

Sorprendido me quede mirando como la joven me abrazaba, podía sentir en su abrazo la calidez y el enorme agradecimiento que sentía hacia mí, pude sentirlo perfectamente en la ligera fuerza con la que me apretaba y el cómo se recostaba en mi pecho, me quede inmóvil por un momento solo mirándola, poco después sonreí y le rodee suavemente con mis brazos por su espalda -vamos, no es para tanto- sin dejarla de abrazar lleve una mano a su cabeza y la acaricie suavemente en un principio después de una manera ligeramente más brusca despeinándola -eso era lo que buscaba, me alegra que te sientas feliz- deje de abrazarle y me separe con cuidado de ella, para cualquier conocido mío, verme en estas condiciones con otra persona seria absolutamente inconcebible, jamás me había tentado el corazón con nadie, y ahora me encontraba totalmente vulnerable ante ella, era simplemente inevitable no mostrar mi lado más sensible a la chica, incluso era una parte de mí que yo mismo desconocía.

Después de volver a la realidad aclare un poco mi garganta -bueno, basta de dramas, creo que ya es hora de que conozcas el interior… ven- tome nuevamente su muñeca y camine con ella hacia la puerta de la entrada deteniéndonos en la misma -espera, debo retirar el sello- era un trozo de papel el cual tenía trazadas algunas letras en japonés que decían “bloqueado”, el cual combinaba con un jutsu para bloquear la puerta, éste hacia efecto también en ventanas y demás entradas a la casa, levante mis dedos índice y medio a la altura de mi pecho y haciendo un pequeño ademan algo parecido a humo salió del sello, con la otra mano tome uno de sus bordes y lo retire de la puerta -listo, realmente no se para que hago esto, digo, no es como si hubieran muchas personas por aquí… en fin, supongo que es mejor prevenir…- dicho esto lleve mi mano hacia la puerta deslizándola hacia la derecha para abrir, en seguida me hice a un lado para que Elisabeth pudiese entrar primero -adelante… y disculpa el desorden- después de que ella entrara le seguí por detrás cerrando nuevamente la puerta.

Lo primero en encontrarse al entrar era la sala de estar, la cual era bastante sencilla aunque no estaba del todo mal, era el juego clásico de sillones y una pequeña mesita de centro, frente al juego de sala se encontraba un centro de entretenimiento, el cual constaba de un mueble donde en el centro se hallaba un televisor de pantalla plana, por debajo un DVD y debajo de este un estéreo; un par de grandes bocinas a los costados del mueble, una de cada lado, y el control remoto que podía manejar cualquiera de dichos aparatos colocado por encima de una de las bocinas, pese al desastre que se encontraba en el lugar como cajas vacías de pizza y demás comida chatarra, mi hogar estaba bastante aceptable y podía permitirme ciertos lujos de vez en cuando gracias a lo que ganaba en el mercado negro.

A la derecha había una pared que dividía la sala de la cocina, la cual tenía una apertura de forma rectangular de tamaño considerable que permitía la vista de la sala a la cocina y viceversa; sin mencionar una puerta en el lado izquierdo para poder acceder a ella -puedes mirar, mover y tocar lo que quieras… excepto esto… am… esto está sucio hm!...- dije a la vez que quitaba del respaldo del sofá una camisa sin mangas que se encontraba sucia,  por el momento deje que Eli echara un vistazo a esa parte de la casa, en cuanto terminara seguiría mostrándole el resto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Elisabeth A. Gray el Mar Ene 03, 2017 5:55 am

La chica se dejo guiar nuevamente por la muñeca sintiéndose bastante extrañada, ¿Por qué lo abrazaba tanto? ¿Por qué se sentía tan a gusto entre sus brazos? Parecía una chica tonta y eso le enfadaba bastante, ella no era una chica tonta era fuerte y no debía actuar así, negó con la cabeza escuchando lo que le decía, se rió un poco por los seguros, para que necesitaba tanta seguridad… por esta zona no abría mucha gente por lo que pudo ver al regresar pero de igual modo el chico parecía que estuviera refugiado en un país en guerra…

-Bueno ya no debes tener tanta seguridad, al fin y al cabo ahora estaré yo en casa cuidándola…

Dijo sonriendo mientras él abría la puerta y dejaba ver una casa sencilla pero hermosa, si estaba algo desordenada pero no pasaba nada, para ella que no había tenido un verdadero hogar en su vida esto era un palacio, sobretodo su lo comparabas con el orfanato o las calles, y sin contar la celda del mercado negro…. Sin guardias molesto deseando violarla y robarse su virginidad, sin esclavos llorando mientras eran torturados o experimentaban con ellos, sin tener que fugarse para ser feliz… eso era un hogar, uno de verdad… ella sonrió mirándolo todo….

-Eso es una televisión… dios que de años que no veía una.- comento la joven mirando lo delgada que era, la última vez que había visto una televisión había sido en la mansión de su padre, tenía tres o cuatro canales y debías levantarse para cambiar los canales y si mal no recordaba pesaba más de una tonelada y era más gorda que una vaca….así que verla tan delgada la sorprendía….- Oye… eso es pizza…¿ un día podemos pedir?.- le pregunto ilusionaba, para la chica todo era un sueño ya que había pasado tanto tiempo encerrada y en las calles que todo era tristeza y soledad… pero esos tiempo había terminado ahora era amiga de Deidara, su compañera de piso y eso le daba mas ilusión que nada en el mundo.

avatar
Elisabeth A. Gray

Femenino
Mensajes : 107
Ingreso : 24/06/2014
Edad : 22
Localización : Donde se encuentre la belleza

Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 13, 2017 4:31 am

“umm… ahora con mayor razón seguiré poniendo el sello…” pensé para mí mismo al escucharla, pues ahora que ella estaría sola en casa en lo que yo me encontraba fuera no me dejaría trabajar tranquilo, si bien casi nunca personas pasaban por estos lares, bien sabía que estas zonas eran perfectas para el escondite de los bandidos, algo irónico, pues no era como si yo fuese un ciudadano ejemplar, el contrabandismo y terrorismo no eran ocupaciones muy honorables que digamos, además de haber cometido otros crímenes en el pasado, robos, asesinatos; un bandido protegiéndose de otros bandidos, irónico. Dejando todo aquello de lado, lo bueno de ese sello era que no permitía entrada de nada y de nadie, sin embargo, del interior al exterior era posible, así que Elisabeth podría salir si lo necesitara pese a que el sello estuviese puesto.

Dejé de pensar en todo aquello y me puse a observar como la joven se dedicaba a explorar la sala, me parecía curioso, incluso un tanto gracioso como se impresionaba por todo, por las cosas más sencillas incluso por la basura de la comida chatarra que tenía regada por todo el piso, reí un poco mientras la miraba -claro, el día que tú quieras pediremos pizza y cualquier otra cosa que se te antoje, creo que está de más que te lo diga, pero puedes hacer uso de todo en la casa cuando quieras y las veces que quieras, ahora también es tu hogar hm- comencé a sentir calor, por lo que me dispuse a desabotonar la enorme gabardina que llevaba puesta, me la quite y la arroje sin fijarme bien donde caería sobre uno de los muebles de la sala, quedando con el típico atuendo que solía llevar de bajo de ésta -ummm aah!! Así está mejor- mencione estirándome un poco -bueno ya es hora de que conozcas el resto de la casa, que tal ummm… la cocina, es lo que nos queda más cerca, después seguiremos con las habitaciones, el baño, y dejare algo para el final… ven- tome su mano y volví a encaminarla, esta vez a la cocina, al igual que la sala se encontraba algo desordenada, había un montón de trastes sucios en el fregadero y cartones de leche vacíos sobre la mesa, no había mucha novedad que mostrar aquí, tenía lo que cualquier cocina normal tenia, estufa, alacena, refrigerador, tostadora, microondas, licuadora, un pequeño comedor, todo normal. Mire a la joven rascando mi nuca un poco inseguro.

-pues… como veras, aquí también está algo desordenado, no he tenido mucho tiempo de hacer limpieza, así que esto también es una pequeña advertencia de lo que veras en las habitaciones, pero mañana tengo el día libre, así que podré dedicarme a arreglar todo este desorden y después iremos al centro comercial a comprarte ropa y todo lo que te haga falta, el baño es otro de los pocos lugares que mantengo en orden, así que si gustas podrás tomar un baño antes de ir a dormir esta noche, bien, sigamos…- extendí mi mano hacia ella esperando a que la tomara y la guie hacia las escaleras que daban hacia el segundo piso, subimos con cuidado y al llegar arriba nos encontramos enseguida con un par de puertas deslizables, unas se encontraban en la pared derecha y las otras en la pared izquierda, ahí mismo en el segundo piso habían unos que otros muebles de decoración como rinconeras y en la pared del fondo una ventana que daba vista hacia la parte trasera de la casa, camine con ella hacia las puertas de la pared de la izquierda, puse la mano que tenía libre sobre una de ellas y la deslice hacia la derecha para abrirla, al entrar se podía encontrar con una cama de tamaño matrimonial de cabecera sencilla pero elegante hecha de madera, una mesita de noche con una lámpara sobre ella en cada lado de la cama, en el lado derecho sobre la pared, se encontraba un closet con toda mi ropa, de lado izquierdo una cajonera donde guardaba objetos y algunas cosas de higiene personal, en el mismo lado más hacia el frente una ventana con vista al exterior, la cual tenía puesta un par de cortinas en color vino, en el rincón delantero de este mismo lado había una maseta con una planta artificial y en el otro rincón un gran jarrón decorativo, igualmente estaba desordenada, con prendas de ropa regadas por todas partes -bien, mi habitación- me hice hacia un lado para que pudiera entrar -puedes venir a buscarme aquí cada que gustes, aunque la única ocasión en la que paso más tiempo aquí es en mis días de descanso, pero hay un detalle, ven conmigo- como ya era costumbre la volví a tomar de la muñeca saliendo de ahí para dirigirnos al cuarto que se encontraba justo enfrente del mío -esta es otra habitación- mencione mientras la abría -pero como puedes ver, no tiene uso, el único uso que le doy es para almacenar cosas y objetos que ya no necesito y que por falta de tiempo no he ido a desechar, creo que esta es la habitación con mas desorden en toda la casa, está repleta de cosas inútiles, el punto es, que con el tiempo, iré deshaciéndome de estas cosas, la redecorare y restaurare, compraremos muebles y demás cosas y será tu habitación, mientras tanto dormirás en la mía, no te diré que la compartiremos pues necesitas un espacio propio, así que mientras aditamos la tuya te quedaras a dormir ahí, yo dormiré en el sofá, descuida será temporal, además el sofá es muy cómodo- reí un poco cerrando aquella habitación -bien, solo falta que conozcas el baño, para nuestra suerte tenemos dos, uno aquí y otro en el piso de abajo, te mostrare el de aquí, no hay mucha diferencia entre ambos, el de abajo se encuentra a un lado de las escaleras, y el de aquí justo a un lado de mi habitación, bastante conveniente debo decir, y descuida, ambos los mantengo limpios- sonreí un poco y lo abrí para que pudiese entrar y conocerlo, la espere afuera hasta que la vi salir -bien… creo que aquí ya no hay nada que conocer, olvide mostrarte algo allá abajo, acompáñame-

Al llegar a la planta baja, justo en el espacio que quedaba bajo las escaleras había una puerta -aquí es el cuarto de lavado- abrí dicha puerta encontrándonos con la lavadora, la cual tenía función de secado también; un par de botes; en uno había algo de ropa sucia y en el otro se colocaba la ropa limpia; y un pequeño espacio para tender la ropa -como ves no es nada extraordinario, es un lugar bastante simple- volví a cerrar la puerta y me giré para mirarla -bueno, que te parece hasta ahora? Ya solo nos falta la parte final del recorrido, y debo decir, que esa, además del jardín, es la que más cuido en toda la casa, bueno creo que pudiste darte cuenta de ello, es totalmente creación mía, y es el lugar donde paso la mayor parte del tiempo cuando estoy aquí, creo que puede gustarte también, solo que para llegar ahí hay que salir de nuevo, ven conmigo…- volví a extenderle mi mano para poder guiarla hacia el lugar más preciado de mi hogar…




avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Elisabeth A. Gray el Sáb Feb 18, 2017 7:20 pm

Elisabeth se encontraba maravillada con todo aquello, si, estaba algo desordenado pero que mas daba, era un hogar, incluso había cosas que no tenía ni la mas mínima idea de que existían, seguro estaría haciendo el total y completo ridículo delante de Deidara, como si fuese una niñita pequeñita en una tienda de golosinas… Entonces la muchacha levanto la mirada hacia el rubio notando aquella sonrisa… Eso la derritió, no sabía porque pero la sonrisa del chico la hizo suspirar y sonrojarse…. Por un segundo se quedo pensativa de sus propios sentimientos… ¿Se estaría enamorando de Deidara? Ella negó con la cabeza centrándose de nuevo en la conversación.

-¿Hablas de comida caliente… comida de verdad?- Dijo ella sonrojada pero estaba tan feliz que no podía pensar que algo fuera feo allí, estar tanto tiempo sin un lugar al que llamar hogar te hace replantearte lo importante de la vida… incluso lo mas ordinario era algo extraordinario….- Perdona que me comporte así, seguro me veo ridícula pero… es que cuando llevas muchos años encerrada, te olvidas de lo bella que pueden ser las cosas incluso las más sencillas….- Dijo ella con una sonrisa amable y feliz hacia el chico… de verdad estaba contenta. Entonces el joven se quito la gabardina, ella ya había hecho lo mismo hace rato quedando en sus jeans rasgados y manchados de pintura vieja, junto a su camiseta de tirantes, la verdad no le daba miedo que Deidara mirara su tatuaje, solo habían dos personas que lo habían visto… El malvado de su padre y Deidara, quien se había ganado su confianza como para mostrársela, podía ser ella misma a su lado.

El recorrido prosiguió, primero a la cocina… donde la chica sonrió ampliamente, amaba cocinar, era bastante buena, pero la verdad debía aprender cómo utilizar estos nuevos aparatos, los años de encierro la habían atrasado en el mundo tecnológico… El chico se disculpo por el desorden, pero para ella no pasaba nada… al día siguiente se encargaría de limpiar todo, y comparar comida para tener en casa… claro tendría que pedirle dinero prestado a Deidara y buscar un empleo para poder llevar a la casa un poco de efectivo… ella miro todo, intentando comprender que eran cada cosa…. Pero cuando dijo bañarse la chica casi llora, eso de poder bañarse en una ducha normal, no en un riachuelo o con alguna manguera con hombres desagradables intentado espiarte, ni otros esclavos llorando o siendo violados a su alrededor… eso si era algo que de verdad emociono a la joven…

-Eso si no me voy a quejar, un baño con agua caliente.- suspiro feliz, era libre, libre de verdad y eso jamás podría agradecérselo a Deidara.- Bueno, mañana además de comprar ropa, que me da muchísima vergüenza, compraremos comida, se cocinar así que no te faltara buena comida en casa..- Dijo animada prosiguiendo con el paseo por la casa la parte de arriba le encanto, era bástate amplia y con unos bonitos muebles que lo decoraban, vio la habitación del chico y ella sonrió, si había que admitir que estaba un poco desordenado pero, para eso estaba ella no, para organizar y ayudar al chico, lo que más le gusto fue la vista de la habitación, quizás fuera por que como su celda nunca tuvo ventanas ahora una habitación normal era estupenda…. Entonces le mostro otra habitación, esta era más un almacén que un habitación pero el chico la iba a remodelar para que esta fuera su cuarto y que mientras lo arreglara ella dormiría en la suya… la idea no le gusto, ella venia a ayudar al chico no a causarle problemas, ella dormiría en el sofá, no podía permitir que el chico durmiera incomodo, ya había hecho demasiado por ella…

El baño fue la siguiente parada, era sencillo pero obviamente mucho mejor que los del mercado de esclavos… Elisabeth miro la ducha… normal pero comparado con el rió o con un pequeño chorro de agua congelada, eso era un palacio… no le dio mucho tiempo a decir nada pues Deidara volvió a tomarla del brazo y a bajarla por las escaleras para mostrarle algo que había debajo de ellas … la verdad Elisabeth no comprendía muy bien qué diablos era esa cosa pero igual le pareció muy bonito.- Todo es estupendo Deidara, muchísimas gracias por acogerme en tu casa, de verdad no se qué haría sin ti. Pero tengo una condición, no puedo permitir que tú duermas en el sofá, me niego rotundamente que tú estés incomodo por mi culpa… yo puedo dormir en el sofá, y si me dices que no, pues dormiremos los dos en tu habitación, ¿ Somos amigos no?- Dijo ella con una sonrisa amplia, quizás era algo extraño pero ella lo consideraba su mejor amigo, bueno el único que tenia y ambos eran adultos, no hacía falta que ninguno de los dos durmieran incómodos, cuando había una enorme cama arriba, o bueno para ella era una cama enorme, entonces entrelazó su mano la del joven, quien la comenzó a guiar a las afuera de la casa, estaba intrigada por ese lugar que el chico quería mostrarle.-
avatar
Elisabeth A. Gray

Femenino
Mensajes : 107
Ingreso : 24/06/2014
Edad : 22
Localización : Donde se encuentre la belleza

Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 22, 2017 3:48 am

-¿incomodo?- dije al escucharle sin poder evitar reír un poco -sabes cuantas veces he caído dormido en ese sillón?... muchas- y era verdad, había incontables veces en el que llegaba tan cansado del trabajo que ni siquiera subía al cuarto, simplemente llegaba a echarme al sillón y sin darme cuenta me quedaba dormido hasta el día siguiente, al escuchar lo último que dijo mis ojos se abrieron un poco en expresión de sorpresa, pero enseguida una sonrisa se formó en mis labios, me había parecido un tanto increíble que Elisabeth renunciara a su total privacidad con tal de que yo no durmiera “incomodo” -perfecto!, entonces está decidido- dije haciendo una pequeña pausa para después proseguir -dormiremos juntos y no se dirá mas hm…- hable de manera confiada, estando seguro de que la joven se pondría un tanto nerviosa, sonreí al pensar en ello y simplemente tome su mano para caminar hacia la puerta de salida de la casa.

Una vez afuera, camine con ella de la mano rodeando la casa por el lado derecho, había un par de escalones, los cuales tuvimos que bajar -cuidado- le previne, después de todo ya estaba algo oscuro, continuamos caminando hacia la parte trasera hasta llegar a una especia de cabaña de resistente madera, no muy grande pero no tan pequeña, está también la protegía con un sello, hice lo mismo que con el sello que tenía la entrada de la casa y lo retire -bueno aquí es- dije mientras abría la puerta, me hice a un lado y deje entrar a la joven, como ya había anochecido estaba oscuro adentro, así que entre detrás de ella encendiendo la luz de un interruptor que se encontraba a un lado del marco de la puerta -te presento mi taller de arte- en cuanto encendí la luz se dejo ver un enorme y amplio espacio, repleto de esculturas que se encontraban sobre pilares de distintos grosores y tamaños, al fondo una amplia mesa, lugar donde trabajo, en otro espacio en la parte trasera, estaba lleno de lienzos en blanco sobre bastidores y a un lado un montón de caballetes apilados, enorme paletas de pintura y numerosos pinceles de todos los tamaños y tipos, había uno que otro lienzo con distintos paisajes pintados, eran pocos, ya que verdaderamente lo mío era la escultura -bueno, que te parece, supuse que te gustaría, ya que tengo material artístico de todo aquí, incluyendo de pintura y dibujo, así que como todo lo demás en la casa, puedes hacer uso del taller cuando quieras- observe con una sonrisa como miraba y exploraba todo el lugar -¿te gusta?-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Elisabeth A. Gray el Miér Mar 15, 2017 3:20 am

Elisabeth se encontraba roja como un tomate, sí, la idea había sido de ella, pero aun así se sentía avergonzada, después de todo, nunca en su vida había dormido con un hombre sabía que Deidara era un caballero, a pesar de su trabajo como contrabandista el rubio era un joven maravilloso, o al menos para los ojos de la pelirosada… Entonces el joven tomo su mano, con una sonrisa divertida comenzando a caminar detrás de él… ¿A dónde le estaría llevando? Se preguntaba la joven mientras caminaba tomados de la mano, como lo había hecho en aquel castillo en ruinas… se estaba comenzado a acostumbrando a estar así con el chico y si era sincera no le incomodaba…

Salieron con cuidado pues había un escalón delante de ellos y luego avanzaron hasta una caseta de madera, a la chica le pareció bastante encantadora, al igual que el jardín trasero, definitivamente pasaría más tiempo allí que en otro lugar de la casa, o al menos eso pensó antes de entrar a la cabaña…

La noche cayó sobre sus cabezas dejándoles a oscuras, el interior de aquel lugar fue un misterio hasta que Deidara encendió la luz… Elisabeth coloco su mano en la boca acallando un grito de felicidad… era un taller hermosísimo… repleto de material artístico, el paraíso de cualquier artista….Ella camino lentamente contemplándolo todo, las esculturas a medio terminar, los caballetes, pinceles, paletas, lienzos… todo lo que ella mas ansiaba en la vida… una lagrima de felicidad salió de sus ojos, era la primera vez en la vida que lloraba de felicidad… de verdadera felicidad… Luego escucho al muchacho decirle que podía utilizar todo a su antojo y la joven le miro sorprendida, pero feliz muy, muy feliz…

-¿Estas hablando enserio? ¿Puedo utilizarlo?....- Dijo sonriente mirándole tan contenta que su sonrisa ilumino el lugar… este lugar era su hogar… estaba hecha para ser amiga de Deidara… entonces sonrió emocionada dando saltos de alegría para luego saltar sobre el rubio pero sin tirarle al suelo…- ¿Que si me gusta?... Soy la mujer más feliz sobre la faz de la tierra…-Sonrió amable para luego abrazarle con cariño, pero con algo de fuerza por la inmensa felicidad que sentía.- Deidara esto es un sueño… uno muy bello del que no quiero despertar… Gracias…
avatar
Elisabeth A. Gray

Femenino
Mensajes : 107
Ingreso : 24/06/2014
Edad : 22
Localización : Donde se encuentre la belleza

Volver arriba Ir abajo

Re: A vivir con el contrabandista(?) [Priv. Elisabeth A Gray]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Rol :: Viviendas :: Casas :: Residencia Namikaze

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.