Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Paseo en el parque[Priv. Ayana]
Ayer a las 2:36 pm por Lucas Nex

» Una noche para no olvidar (priv-Momo)
Dom Nov 19, 2017 5:53 am por Lynette Bishop

» Un pueblo no tan fantasma. (priv: Eigil)
Dom Nov 12, 2017 5:47 am por Rusia

» Al fin en casa [Priv.]
Dom Nov 05, 2017 1:22 am por Sentorea Shianus

» Reglas para el rol
Lun Oct 30, 2017 12:53 am por Ayla

» Counter-offer | Kara
Vie Oct 27, 2017 2:02 pm por Kara Ku-Sith

» Crawl on Your Belly | Lyonett
Jue Oct 26, 2017 11:54 am por Sebastian Morgenstern

» Conociéndonos. [Aengus Ógr]
Mar Oct 24, 2017 1:51 am por Aengus Óg

» Describe al de arriba por el avatar
Mar Oct 17, 2017 2:37 am por Aengus Óg

» Emergecia?
Jue Oct 12, 2017 9:33 pm por Aleksandra Sanya V. Lit

» Ausencia hasta el lunes < 3
Jue Oct 12, 2017 8:03 pm por Lyonett Schimdt

» Venga, vamos a jugar [priv.]
Lun Oct 02, 2017 10:19 pm por Skadi

» En el ojo del huracán [Noir]
Dom Sep 24, 2017 4:47 am por Noir

» Lugares nuevos || Sebastian Morgenstern
Miér Sep 13, 2017 5:31 am por Sebastian Morgenstern

» Registros de esclavos del mercado negro
Jue Sep 07, 2017 4:48 am por Norihito Kurama

» Cambio de nombre [¿Duda?]
Miér Sep 06, 2017 6:12 pm por Lyonett Schimdt

» Registro de Personaje
Miér Sep 06, 2017 4:16 pm por Norihito Kurama

»  — PARALLEL WORLD — YAOI +18 - Afiliación ÉLITE
Vie Sep 01, 2017 3:43 am por Invitado


¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 151 el Miér Jun 26, 2013 1:26 pm.

Los posteadores más activos del mes
Ayana Hizuki
 
Lucas Nex
 
Momo
 
Rusia
 
Sentorea Shianus
 
Lynette Bishop
 











Élite
Afiliados Élite
Si quieres que tu foro aparezca en esta secciónhaz clic aquí
City of Horror 28_194846_96xb13 Crear foro Jugando con Dioses Underworld war Lost Soul Crear foro Seven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas  photo untitled45.png  School Crazy School Deluxe NEW


Diseño por parte de Zvi Shiloah ♥

Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://sakurai-rolamoesclav.forofenomeno.com/forum.

Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Miér Mar 19, 2014 6:47 pm

Para cuando paso cerca de una semana y media Brenda era consciente que Yasu había comprado ciertas cosas para poder  estar con ella con ese plus de responsabilidad. Y no era que ella no quisiera que eso pasara, no lo estaba atrasando ni mucho menos, solo que no habían tenido ese “momento” especial para que ellos pudieran proceder, pues entre: Alex, Muri, el trabajo de Yasu y el estudio de Brenda el día solía ser agotador, para ambos. De esa forma el llegar a tener algún tipo de roce mas intimo ella simplemente lo veía algo lejano… aunque se había cerciorado de hurgar un poco hasta encontrar los  condones, verificando que estuvieran muy lejos de caducar...
Los días anteriores había recibo un par de llamadas de su padre, escuchándole un tanto enfermo pero el se excusaba diciendo que acaba de llegar y que solo estaba cansado del día de trabajo. Pero al momento que Brenda pedía hablar con sus hermanos  ese decía que estaban dormidos o que estaban donde los vecinos. Cosa que la ponía a dudar, lejos de poder hacer mucho siguió centrada en sus estudios recibiendo parte de la beca del mes a medio día estando en la universidad… por la mañana se había acostumbrado a viajar con Yasu donde él se bajaba antes que ella, incluso Ales le había vuelto hablar luego de ignorarle completamente la primera semana desde su regreso. Y ese día en especial Alex había sentido la necesidad de pegarse todo el día a Brenda que era obvio no tenían ninguna clase junta pero eso no evito que incluso se quedara con ella en la biblioteca… - sabes Brenda, deberíamos pasarnos a una carrera juntas… - y Brenda con tanta atención junta se sentía cohibida. Pues andar con Alex quería decir que todo el día no iba a poder estar tranquila con Miss Simpatía a su lado. – No Alex, sabes cómo funciona esto – y es que ya habían tenido esa conversación como muchas otras, solo que Alex pensaba que de la noche a la mañana ella iba a querer cambiar de carrera o incluso ir con ella a alguna actividad de porristas extrañas. – pero sabes… aun no hemos hablado de aquel día… es decir ya ni si quiera puedo presionarte para que acepte que se han estado besando porque vi demasiado esa noche… y tu sin la parte de arriba de la ropa… - incluso bufo con cierta molestia, Brenda se había ocultado debajo de los libros colocándose unas hojas de la materia en el rostro – y no creas que no e veo debajo de esas hojas… porque también vi un paquete de condones… Brenda de verdad… de verdad han estado haciendo cosas… ¿en qué momento? – incluso se había inclinado hacia adelante corriendo los libros y jalando de las hojas con las que Brenda se ocultaba. – no quiero hablar de eso Alex, y no, no hemos hecho nada la caja está cerrada… - aunque para Alex el que la caja estuviera cerrada no significaba que no hubieran hecho nada. – y déjame estudiar… aquí es el único lugar donde tus seguidores no vienen porque se quemarían en el acto – dejo caer las hojas y Alex solo suspiro recargándose en la silla – eres tan aburrida a veces, no me dices nada… aunque es lo mismo de todo el tiempo no se porque me molesto – y tenía toda la razón.
Brenda estiro una mano y le dio unos leves golpecitos en la mano, a pesar de que no le decía nada se expresaba de otras maneras y era por eso que Alex no perdía la dulzura de carácter todo el tiempo. Antes de que ella pudiera seguir hablando por el alta voces de la universidad se escucho retumbar como llamaban a Brenda con apellidos y número de identificación. - ¿robaste un examen? – claro porque eso era muy coherente con Brenda – si claro Alex, y luego lo vendí por cincuenta dólares – recogió los libros y hojas guardándolas en el bolso, con una Alex que ya estaba de pie para acompañarla aunque ella no quisiera.
Varias personas conocían a Brenda y al verla pasar se quedaban murmurando cosas suponiendo del porque la llamada. Al llegar a la dirección señalaron a Alex para que se quedara en la misma – usted no ha sido llamada señorita Alexandra, y espero y sienta cómoda en los sillones de espera – la secretaria tomo a Brenda de los hombros y la hizo pasar dejando a Alex mal humorada por no poder entrar con ella. Para cuando entro el director estaba sentado en su gran silla haciéndola sentir pequeña pues que ella supiera no había realizado ningún acto de vandalismo.  Le indico que se sentara y así lo hizo… luego de diez minutos aproximadamente Brenda salió un poco alterada con papeles en las manos. Que de inmediato se los entrego a Alex – me tengo que ir, dale eso a mis profesores me tengo que ir papá está en el hospital… y mis hermanos están solos… debo irme – y eso era lo único que decía mientras ambas salían y Alex trataba de retenerla para que le explicara cosa que no lograba hacer pues esta ya iba directo hacia la salida - ¡Brenda! Detente! ¡YA! – y al gritar ella hizo caso pero su rostro estaba pálido – no puede irte sola, y yo no me quedare con ese mono pervertido en el departamento, ve a la panadería y llévatelo aunque debe de estar trabajando… si no puede acompañarte lo soportare y le daré bananas…
A ella se le había olvidado Yasu, tenía planeado irse sin recoger ropa ni nada, pues en casa aun tenía algo de ropa y si no se pondría la de sus hermanos. Pero si tenía que ir por Yasu, debían de ir al departamento, podrían tomar el autobús que seguramente tardaría más de tres horas en llegar… ya que ella vivía a dos ciudades de distancia y si había ido a Sakurai era porque había sido el único lugar donde la habían becado. Asintió con la cabeza a Alex que la había abrazado y besado en las mejillas antes de irse. Tomo el autobús para ir más rápido y bajándose frente a la panadería. Donde entro con un par de lágrimas en las mejillas. La señora la reconoció de inmediato ofreciéndole un vaso con agua mientras gritaba el nombre de Yasu para que se presentara al frente donde Brenda se tomaba todo el vaso con agua y lo devolvía.  
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 21, 2014 11:08 pm

Justo como Yasu había dicho al día siguiente de su regreso fue a la farmacia al salir del trabajo, pasándose alrededor de una hora mirando las diferentes opciones de preservativos,  leyendo cada caja, comparándolas  y pensando cual sería la ideal para ellos dos. Sin importarle mucho que algunas viejecillas o señoras recatadas lo miraran de mala manera al entrar con sus hijos, nada podía quitarle lo contento y emocionado que estaba al hacer esa compra. Ultrasensibles, esa sería la mejor elección si garantizaban que se sentían como si no tuvieras nada y además seguían siendo muy seguros, ya dejaría las otras opciones más exóticas para cuando tuvieran practica en aquello después de que se acabaran la cajita.
Pero las cosas no podrían ser tan fáciles como se había creído, no podía llegar y presionar a Brenda en ese tipo de asuntos y ni siquiera a él, el momento tendría que darse solo, poco a poco como la ultima vez.  El caso es que  sus posibilidades se reducían porque ya no tenían mucho tiempo para ellos, no podía interrumpir los estudios de Brenda y para cuando los dos tenían algo de tiempo libre Alex ya estaba en casa. El saber  que ella podría estar en cualquier parte mirándolos le incomodaba y tampoco quería repetir su anterior encuentro escandaloso, prefiriendo quedarse con las ganas y no probar nada.

Había tomado las cosas con calma pensando que el fin de semana tendrían tiempo de sobra y por lo menos hacer un intento pero fue peor.  Entre Alex y Muri se sentía vigilado, ya se había dado cuenta que nunca los dejaban mucho tiempo solos y que hasta Alex lo miraba de mala manera y como examinándolo cada que salía del cuarto de Brenda, a lo que sólo se hacía al desentendido pues no era difícil de adivinar lo que ella pensaba sobre él. Comenzó a sentirse molesto y frustrado  ante la situación pero después de unos días más ya se iba acostumbrando. Tomando en cuenta que lo importante era que seguía estando con Brenda a diario aunque sea solo para dormir y además el trabajo si le ayudaba no solo a canalizar parte de su exceso de energía si no que también a ocupar su mente en otras cosas que no fueran solamente ella. Inconscientemente Brenda le había conseguido un trabajo que no era tan monótono y lograba distraerlo, pues aunque había actividades que se hacían con constancia su jefa también le ponía a hacer otras que no siempre estaban precisamente relacionadas con la panadería. Convirtiéndose en un gran ayudante para la señora quien ya lo había aceptado como empleado fijo a pesar de la forma en la que se presento los primeros días.

Esa mañana se encontraba en la parte trasera de la tienda lavando las bandejas en las que se colocaban los panes,  era  una de las actividades que le tocaba hacer diariamente y que no le gustaba mucho por lo que buscaba entretenerse con otras cosas. Y en ese momento se había encontrado perdido por ahí, un periódico de hace un par de semanas al que se había dedicado a medio leer colocándolo a un lado y pasando las hojas con ayuda de su cola en lo que él estaba enjuagando las bandejas. Pasando por la sección referente al cine, leyendo las reseñas de algunas películas, decidiendo que ese mismo día, si Brenda no terminaba tan tarde con sus deberes, la invitaría a ver alguna película para poder pasar un rato agradable muy lejos de Muri o Alex.

Escuchó que lo llamaban desde adelante, cerrando la llave del agua y apresurando a salir pues normalmente su jefa no le gritaba, solo le hablaba así cuando lo necesitaba con urgencia o si había hecho algo indebido. –Yo no fui el que dejo las bolsas desordenadas, así estaban cuando llegue- empezó a decir mientras se aproximaba a la puerta  -¿Que?.. ¿De que estas hablando muchacho?-  le pregunto su jefa ya viéndolo asomarse hacia donde se encontraban ellas.  –¿Brenda?... ¡¿Qué paso?!- Yasu no se esperaba verla ahí en horas de clases por lo que temía que algo realmente malo le hubiera pasado. Fue directo hacia ella distinguiendo sus lágrimas, mirándola para ver si estaría lastimada.  -Puedes tomarte un descanso- enseguida comento la señora con algo de preocupación regresando a su puesto para no entrometerse aunque le hubiera gustado quedarse a escuchar lo que había pasado. Yasuhiro asintió con agradecimiento, tomando a Brenda y apartándose un poco para tener más privacidad  – ¿Te  hicieron algo?  ¿Fue un profesor… o Alex?- y no había mucho más que se le ocurriera en ese momento.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Dom Mar 23, 2014 6:43 am

Al escuchar a Yasu trato de limpiarse las mejillas, pero en cuanto salió y le vio fue como si todas las emociones le bajaran de golpe, sentía miedo no solo por su padre, sino también por sus hermanos y por sí misma. Pues si algo malo le ocurría a su padre ella tendría que abandonar todo para poder ir con sus hermanos  y así se acabaría cualquier idea de acabar con aquella vida que tenían, que no era mala pero era cansada mucho más para su padre que si había sufrido un accidente habría sido por el exceso de trabajo. Se puso de pie y se abrazó a él sollozando levemente pues no sabía por donde empezar o si ahorrarse las explicaciones y simplemente irse y en el amino podría contarle todo con detalle – te-tenemos que irnos – murmuro separándose un poco para alzar la vista hacia el – o puedes quedarte, e-en el departamento con las chicas – dejo salir todo el aire que tenía limpiándose las lágrimas una vez más – tengo regresar a casa, el director me dio un plazo para ir y hasta que todo esté bien regresar… - algunos clientes entraban y se quedaban viendo hacia donde estaba ellos con curiosidad cosa que le empezaba a incomodar a Brenda, logrando dejar de llorar y tranquilizarse un poco.
-¿crees que te den permiso de irte? Conmigo… puedo irme sola pero Alex dijo que no podía irme sola… ahora iré al departamento a tomar el dinero y algo de ropa para el viaje, el bus será algo incómodo y en si todo el viaje, suelo recoger el dinero para apagar el boleto de avión para llegar más rápido, pero apenas vamos a medio año… no tengo tanto dinero para pagarlo todavía – negó con la cabeza pues como todo el tiempo se desviaba de lo importante y se iba por las ramas del asunto – Papá está en el hospital, llamaron porque mis hermanos están solos y no pueden quedarse con la profesora todos estos días… así que me iré, creo que así está más claro – todo eso la ponía demasiado nerviosa, e iba pensando desde cuando su padre se había sentido mal y no se lo había dicho, ¿habría comida en casa? ¿sus hermanos estarían comiendo bien? ¿y si ellos también estaban enfermos?... ella suspiro y se había puesto de nuevo el bolso en su espalda.
Sabía que los auto buses hacia la otra ciudad salían cada hora y así en las otras ciudades, al menos tenía suerte de que era un día entre semana, de lo contrario tendría que esperar. – sabes creo que igual no es un buen momento para que dejes el trabajo, a penas estas empezando… no creo que te den permiso y Alex dijo que no iba a pelear contigo – trataba de sonreír pues era lo correcto, no podía ir y llevárselo como si fuera un niño que recogía en la escuela, y si estaban tratando de que el tuviera responsabilidades aquello no era la mejor de las ideas. Le beso la mejilla por estar en un lugar público y lo abrazo con fuerza – te voy a extrañar, al menos pase a avisarte… así no te preguntaras donde estoy metida… - rio sin ganas mirando a la señora Jefa que seguía con la vista fija en ellos dos. – creo que me queda poco de una hora para alistar pocas cosas e irme, tendrás la cama para ti solo ha de ser muy cómodo… 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 24, 2014 6:08 am

Lo primero que pensó es que después de tantas discusiones con Alex una había terminado muy mal, a lo que le correspondió el abrazo tratando de consolarla e idear algo que pudieran hacer pero pronto volvió a perderse pues Brenda no era muy clara y mientras más hablaba menos entendía.  Siguió escuchándola con seriedad tratando de asimilar todo lo que le iba diciendo -¿Tu papá?- pregunto un tanto extrañado confirmándoselo así mismo sin esperar una respuesta con todas las palabras de Brenda tomando sentido rápidamente.  –¡No, espera!… quiero ayudarte- le dijo al escuchar su despedida, sosteniéndole la mano antes de que se alejara mucho, podía sentir que ella estaba asustada aunque no se lo dijera. Analizando rápidamente lo que debería hacer, continuo –Ya lo decidí, te voy a acompañar espérame afuera, solo dame unos minutos no te voy a atrasar mucho- le indico a Brenda llevándola a la entrada de la panadería. En ningún momento había dudado en acompañarla y no tanto porque tuviera que quedarse solo con Alex y Muri, si no que no podía dejarla sola en una situación así, tenia que apoyarla como pudiera y seguro necesitaría ayuda en su casa.  Después de dejar ahí a Brenda  sin que pudiera contradecirlo volvió a entrar al lugar un tanto intranquilo, era preferible que ella no escuchara la plática que  tendría con su Jefa pues no estaba seguro de si le dejaría faltar y si le negaban el permiso él se iría igualmente aunque lo despidieran en ese momento.

-¿Ya todo esta bien?- enseguida le preguntó su Jefa  al verlo aproximarse mientras terminaba de atender a uno de sus  clientes –No precisamente- soltó Yasu  en lo que se terminaba de acercar hasta quedar enfrente de ella, haciendo un ademan para despedirse del cliente  que ya conocía porque diario iba a comprar  casi a la misma hora –Señora Margaret quería pedirle si me podría dejar el resto del día libre… y también unos días más- le solicito de la mejor forma posible –Déjeme explicarle…-

Pasaron alrededor de siete minutos hasta que Yasuhiro salió de la panadería  sin parecer muy contento – Perdón por tardar pero ya esta todo arreglado… vamos Brenda- le dijo al tiempo que paraba al autobús que estaba asomándose por la esquina, tenían que apresurarse a llegar al departamento. Abordándolo después de ella –Antes decías que teníamos como una hora ¿no?  yo creo que  si logramos llegar a tiempo… ¿donde esta la terminal? – Dándose cuenta que no sabía en que lugar residía la familia de Brenda.  Se sentó junto a ella pasándole un brazo por la espalda acercándola hacia él – Eres lo más importante en mi vida, vamos a pasar esto juntos- le dijo sonriéndole un poco para darle más seguridad y que no le insistiera en que se quedara por el trabajo.  -¿Qué es lo que le sucedió a tu papá?- ella no le había dicho mucho y quería saber que tan mal estarían las cosas para que salieran prevenidos.

El viaje hasta el departamento no era muy largo por lo que no les dio mucho tiempo de hablar cuando ya habían llegado a donde tenían que bajarse,  apresurando el paso hasta llegar al edificio rojo, subiendo al departamento que Yasu fue abriendo dejando pasar primero a Brenda –Piensa bien en todas las cosas que hay que llevar, aunque tengamos prisa hay que tomarnos el tiempo para no olvidar nada importante que nos termine atrasando después- le sugirió pues con su preocupación podría ser que algo así les sucediera.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Miér Mar 26, 2014 6:51 am

Se quedó donde él le indico, pensaba en que quizás no era buena idea en que él se fuera también, así que pensó que si tan solo el auto bus pasaba rápido podría tomarlo y así dejarlo a él en el trabajo,  pero aquello no había pasado, el que había salido rápido había sido Yasu no con una cara de buenas noticias aunque a pesar de su cara se había subido al autobús con ella, pidiéndole que le explicara sobre que sucedía con su padre y ella lo hubiera hecho si lo hubiera sabido, solo sabía que su padre había llegado al hospital esta mañana pues se había desmayado en su trabajo de maquinarias, y debido al desmayo se había golpeado la cabeza al caer causándole una contusión, aparte de eso no sabía el estado actual y lo único que le habían dicho era que debía de ir a por sus hermanos que lo más seguro seria que les dejarían en casa para que la misma no estuviera sola y ella llegara a tiempo. Y fue justamente lo que le dijo, lo poco que sabia y quizás lo frustrada que se sentía en ese momento por estar tan lejos. – supongo que no era muy indicado decir esas cosas por teléfono al director, aunque fue útil lo que le dijeron para que me diera permiso para tantos días, no se si lo suele dar o si suele atender personas su oficina siempre está cerrada… - se había frotado los ojos para retirar las pocas lagrimas que contenía, pues si continuaba con eso solo iba lograr cansarse más rápido y haces deficiente su labor para empacar las cosas y dirigirse al siguiente autobús y a la terminal.
Al subir sabía que ella no debía de alistar mucho – creo que tú debes echar todas tus cosas en la maleta yo tengo ropa en casa, así que no se necesitó mucho – solo el dinero, sus papeles, y algunas cosas de aseo personal que sabía que después de tanto tiempo de no estar en casa aquellas cosas que una chica necesitaba no estarían ahí, y tampoco esperaba enviar a sus hermanos a comprarle cosas. No se cambió de ropa solo se colocó el abrigo de siempre encima verificando desde el celular el horario de los buses – uhm tenemos que tomar el auto bus de nuevo, la terminal está del otro lado de la ciudad – dijo mientras se iba a la cocina, tomando algunas galletas y refrescos que solían tener en el refrigerador echándoles en el bolso para el viaje - ¿Qué te dijo la jefa? – pregunto cuando ya estuvo lista, con el bolso en la espalda y una botella de agua en la mano solía marearse en os viajes largos y en el bolsillo había guardado una pastilla para evitar los vómitos, algo que desde que tenía uso de memoria utilizaba.

Para cuando volvieron a bajar las gradas Brenda dijo adiós al portero diciéndole que lo vería dentro de un par de días, esperando que aquello de verdad pasara solo unos días y que todo estaría bien… y de verdad lo quería creer, ¿Cuántas clases perdería? Le enviaran las cosas al correo, y podría reponerlas pero no lograría tener nuevamente el primer puesto como mejor estudiante. Mientras esperaron el autobús sujeto la mano de Yasu, incluso cuando subieron al mismo le mantuvo la mano sujetada, se sentía más tranquila a pesar que su rostro seguía presentando las mismas emociones de preocupación y frustración.  El autobús hizo un alto en el semáforo en rojo y ella dejo caer su cabeza sobre el hombro ajeno – N-no podré decirle a mi padre que eres un primo lejano sabes… - murmuro por lo bajo para que solo él le escuchara, girando un poco la cabeza para apoyar su mentón en el hombro de él quedando con la cabeza levemente inclinada hacia atrás para verle de esa forma soplando un poco para revolver sus cabellos. – aunque… no sé si mi Padre estará tan bien para reconocer a alguien más… podrías quedarte en casa, igual mis hermanos estarán en la escuela mañana… y para cuando regresen yo ya estaré en casa… así no tienes que andar de lado a lado, serán como vacaciones después de mucho trabajo – agrego aquello con una leve sonrisa. 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 27, 2014 5:32 pm

Cómo Brenda le dijo fue al cuarto por sus cosas, no le llevo mucho tiempo porque aun no tenía muchas cosas y además todas estaban juntas  en el mismo lugar, solo tuvo que voltear la caja donde las tenia para que cayeran directo a la maleta. Dejando afuera una camisa con la que se cambio para quitarse la que le habían dado para el trabajo.  –Ya tengo todo listo-  saliendo del cuarto con la maleta dirigiéndose a la puerta – ¿Te refieres a la terminal del Sur?...  nunca he ido a esa-  comento viendo a Brenda asomarse desde la cocina, su rostro aun denotaba preocupación y bien podía imaginarse como se sentía pues eran sentimientos que el mismo ya había experimentado tiempo atrás.
 –No te preocupes por el trabajo, aun no me despide- ladeando la cabeza para verla mientras bajaban del edificio, encogiéndose de hombros y sonriéndole sin muchas ganas –Cuando regrese trabajare de tiempo completo hasta reponer mi ausencia, de seguro que no será  mucho tiempo- y eso no era todo, también había prometido trabajar horas extras y hacerle sus encargos en su tiempo libre si se tardaba más de cuatro días en regresar, tal vez la señora  Margaret  se había excedido un poco pero estaba molesta porque esa semana había aceptado varios encargos contando con que tendría la ayuda de Yasu, y ahora ella tendría que trabajar el doble pasando malas noches para poder entregarlos a tiempo.  Pero eso no se lo diría a Brenda en ese momento, solo lo haría hasta que regresaran y si fuera necesario pues ella ya tenia suficientes cosas en que pensar.

Ya de nuevo en el autobús Yasuhiro se había puesto a pensar  más en la situación, en el padre y los hermanos de Brenda que hasta ahora no conocía ni sabía mucho de ellos, dándole ya un poco de nervios el que los tuviera que conocer tan de repente y de esa forma. -¿No sabe nada de mí?- le dijo sin poder ocultar su asombro, según él al menos el papá ya sabia y aprobaba que viviera junto con ella y las otras dos, siendo ahora que tal vez el padre liberal que había pensado que sería el de Brenda no existía… ¿Y si era lo opuesto?  –Bueno creo que tienes razón tampoco hay que apresurarnos mucho,  él tiene que estar tranquilo y descansar, hay que esperar a que se recupere antes de decirle algo sobre nosotros-  agrego luciendo bastante calmado y sonriéndole pero ya empezaba a sentir un caos aproximarse en su interior.  Miró hacia la ventana pensando que no sería muy bueno pedirle a Brenda que le mienta a su Padre pero tampoco se imaginaba diciéndole que había sido un regalo o era su mascota, no quería ser llamado de esa forma.  Entonces ¿Qué es lo que sería?…. ¿Un amigo que vivía y dormía con ella? Y que más le diría si se besaban y ya habian pensado en llegar a más. No conocía el carácter del señor  ni como tomaría una noticia de esa índole, habrían problemas si no le parecía y la mandara a vivir a la universidad sin él. Y lo más importante es que estando débil  lo que menos necesitaba sería preocuparse de esas cosas. Suspiro tratando de alejar esos pensamientos, volviendo a mirarla –Tampoco quiero que sean tantas  vacaciones, si te estoy acompañando es para ayudarte con tu familia o con la escuela…. o lo que tengas que hacer mientras las cosas se arreglan.- Antes de que pudiera continuar el camión se detuvo y el chofer indico que habían llegado a la terminal.

Junto con ellos dos bajaron unas personas más que también se dirigían al mismo sitio. No era la terminal más grande de Sakurai pero aun así era  amplia. Sin soltar a Brenda la siguió hasta entrar mirando a su alrededor y esperando un poco– ¿Ahora por donde?-. La soltó ya para hacer la fila y comprar sus boletos centrándose en abordar a tiempo, pasaron rápido ya que solo habían tres personas delante de ellos –Tenemos 15 minutos antes de que salga el camión - le comentaba Yasu mirando los boletos mientras caminaban hacia la sala de espera, que en esos momentos estaba siendo muy ruidosa porque había una señora con sus hijos corriendo y gritando por todas partes, hasta pasando entre ellos empujándoles un poco  –Espero que podamos subir pronto … y que esa señora no este en nuestro autobús- agrego con desagrado mientras asentaba la maleta junto a él, al escuchar como el bebe que cargaba la señora comenzaba a llorar. -A los pasajeros del viaje 154 se les informa que saldrán en 10 minutos- se escucho sonar por los altavoces del lugar en lo que al mismo tiempo se asomaba una persona a la sala de espera  -Los autobuses  120 y 154 ya están listos, si lo desean ya pueden pasar a tomar asiento – terminando de decir aquello el empleado comenzó a dirigir a las personas que se acercaron para subir de una vez. –Ya verás que todo va a salir bien-  murmuro abrazando a Brenda con fuerza.  – ¿Quieres que ya subamos o quieres ir al baño o algo antes?- le pregunto después de soltarla, volviendo a agarrar la maleta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Sáb Mar 29, 2014 3:28 am

Sonaba cansado tener que trabajar tanto, y a ella le hubiera gustado llevarlo a la Panadería de nuevo y dejarlo ahí amarrado con cadenas o algo para evitar la fatiga que vendría luego. De todas formas no podía hacer mucho ya iban de camino con las maletas preparas y casi llegando a su destino. No se encontraba tampoco en los derechos de reclamarle de su decisión pues sabía que lo hacía con las mejores de las intenciones. Así que se había limitado a sonreír, pues realmente le agradecía que le acompañara sin cuestionar mucho que el padre aun no supiera nada de él. Lo había intentado varias veces pero el pánico la invadía en el momento antes de cortar cuando pensaba decírselo que vivía con un hombre desde hacía un tiempo y que le gustaba, mucho más que gustar… para cuando bajaron de nuevo del autobús era como si se sintiera más tranquila, ya iba de camino y a pesar de que el camino seria incomodo, cansado y largo. Llevaba una buena compañía, aunque seguramente se quedaría dormida a mitad del camino… quizás de esa forma descansarían en el camino o al menos ella para así tener suficiente energía para lo que restaría del día.
Correspondió al abrazo y beso su mejilla para ver alrededor – quiero papas, pero iré primero al baño y luego comprare las papas… saben ricas - murmuro soltándose del abrazo para irse directo al baño - Tu ve subiendo, yo quiero ir al lado de la ventana – le grito mientras se alejaba y entraba al baño donde para su suerte iba saliendo una chica de limpieza a la cual sonrió y paso a unos baños limpios cosa que era un poco difícil de ver. Al salir aprovecho y se lavó el rostro, sujetándose el cabello para no tenerle dando vueltas de un lado al otro.
Se compró sus papas, y también otras cosas de picar que le guardaron en una bolsa de papel, que al final agrego unos dulces para Yasu. Cuando se volteo hacia donde estaban los autobuses se revisó los bolsillos y tuvo el pequeño recuerdo de que no le había pedido el boleto a Yasu para que él no la tuviera que esperar. Se golpeó mentalmente y se apresuró esquivando un par de personas que estaban por ahí atravesadas. Cuando le vio puso su mejor cara de disculpa y no solo eso el del autobús ya había encendido el mismo para emprender la marcha – lo siento! Lo siento! Lo siento! – se apresuró a decir dándole a Yasu uno de los dulces para irse subiendo al autobús, sin mirar mucho al chofer y buscar sus asientos donde se quedó con el lado de la ventana y suspiro al sentarse – el tiempo se pasa muy rápido a veces – dijo por lo bajo, subiendo las piernas al asiento y acurrucándose al lado de Yasu. Viendo por la ventana como iban saliendo de la terminal y emprendiendo el camino hacia su hogar… se sentía bien volver por el mimo lugar donde llegaba muchas veces aquella locura de ciudad. Donde ella vivía todos los días solían ser tranquilos, casi todos se conocían entre si y lo único raro que a veces sucedía era algún rio que se había desbordado. 
-Gracias por acompañarme – la última vez que habían viajado de esa forma ella se había asegurado de dormirse en el instante en el que su cabeza había tocado el asiento. Pero la carrera y todo lo que ella iba sintiendo no la dejaban dormir. Se aclaró la garganta para volverle a ver, el autobús no iba muy lleno pues la hora tampoco colaboraba para que hubiera una buena circulación de pasajeros. – por lo menos no va tanta gente… ni la señora de los niños – le sonrió – ¿yo te puedo ayudar a trabajar?  Deben de haber cosas en las que te pueda ayudar, así no te cansaras tanto… aunque a veces me pregunto si te cansas – murmuro abriendo unas gomitas de ositos como si lo hubiera dicho más para que ella que para el –  y bueno quizás no sean vacaciones como tal… pero así tomaras energías para los siguientes días de trabajo… te prometo que te recomenzare por acompañarme – no sabía de qué forma, o quizá sí – podríamos salir más veces a la semana, cuando dejes de trabajar por estos días… 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 30, 2014 6:53 am

-Esta bien, no te tardes mucho-  fue lo que alcanzo a decirle levantando un poco la voz aunque lo más probable es que ya no lo hubiera escuchado. De ahí fue a abordar su respectivo autobús notando en ese momento que también se había quedado con el boleto de Brenda.  En lo que esperaba a que ella llegara le dio la maleta a uno de los empleados para que la guardara en el autobus y no les estorbara en el camino. Estaba impaciente y comenzó a preocuparse  cuando encendieron el autobús,  se asomo para ver si ella se había perdido pues ya eran ellos los únicos que faltaban por subir, aunque en el peor de los casos ya había planeado hablar con el chofer para que los esperara o bajar su maleta e ir en el próximo bus.

Sintió un alivio al verla aparecer -No importa, vamos que ya es hora- le dijo sonriéndole y entregando enseguida ambos boletos para que los verificaran y ya pudieran subir.  –La maleta ya esta guardada- murmuro comiendo algunos de los dulces ya estando sentando  –Lo bueno que valió la pena que te atrasaras por estos, saben muy bien- moviéndose un poco en su asiento para que Brenda se acomodara mejor junto a él. Mirando ahora con más detalle la parte que le dejaron de su boleto donde decía la hora aproximada de llegada, lejos de preocuparle la tardanza le alegro que tuvieran un largo rato ellos solos antes de llegar y encarar los problemas.

Volteando a verla le sonrió ante su agradecimiento, se sentía bien de poder devolverle algo de lo mucho que ella le había ofrecido desde que la conoció. –Si,  tendremos un viaje tranquilo- le dijo riendo un poco al seguir escuchándola –Aunque tenga mucho trabajo lo puedo hacer, fue mi elección… Después de todo soy mayor y además también soy el hombre de la casa ¿no?-  le dijo un poco en broma volviendo a reírse.  –La recompensación suena bastante bien y como también me pagaran más tendremos suficiente dinero para salir a un montón de lugares nuevos…. o imagínate que nos de para rentar un departamento solo para los dos ¿eso no te gustaría?- dándole una mirada curiosa pues aunque no lo hicieran sería bueno saber si de verdad no tendría problemas con dejar a sus amigas e irse con él.  – ¿Tu papá nos dejaría? …. ¿crees que le caiga bien a él o a tus hermanos?- agrego ahora poniéndose más pensativo y haciendo una pausa antes de volver  a mirarla -Si hay algo importante que debería saber de ellos o algo que no debería hacer creo que es buen momento para que me lo digas… - estaba muy intrigado por lo que ella fuera a decirle, y además de que le serviría para estar mejor preparado.  Miró la pantalla que acababa de encenderse en unos asientos frente a ellos  donde habían empezado a poner una película para entretener a los pasajeros, pero Yasu más bien estaba analizando que es lo que debería hacer, dándose cuenta  que no tendría caso ocultarle como se sentía a Brenda pues tal vez también le ayudaría a distraerla de sus preocupaciones en el viaje ya que aún no parecía tener ganas de dormir.  -No creas que se me olvida que lo principal es que tu papá este bien… es solo que ya sabes,  la primera impresión es importante y tampoco es que tenga miedo ni nada parecido, solo me siento algo inseguro y también me da curiosidad, aunque si se parecen mucho a ti creo que la tendré un tanto fácil pues me querrán con la primera mirada- diciendo lo ultimo en broma mientras escogía el próximo dulce que probaría.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Miér Abr 02, 2014 8:20 am

¿Le gustaría? ¿Estar sola en un departamento con él? No era como si él la fuera a violar, ni nada de esas cosas paranoicas que sucedían en las películas. De todas formas el  tan solo pensarlo la ponía nerviosa, eso podría ser algo que le debería de ocultar a su padre, y este seguiría pensando que vivía con Alex, pues si le había costado convencerlo para que aceptara el cambio, no se imaginaba como seria con Yasu… pues por las cosas obvias. Sería bueno tener privacidad de vez en cuando, también para poder estudiar en voz alta pasadas la media noche, extrañaba poder hacer eso, ahora tenía que limitarse a leer muy bajo para no despertar a nadie, menos a Yasu pues a él parecía no importarle escucharle en murmullos… o si lo hacía todavía no le decía nada con respecto a eso. – creo que… no sé, sería interesante intentar dejar el departamento – porque también estaba el plus de Alex, se había esforzado mucho para sacarla de los dormitorios de la universidad, no la iba dejar salir tan fácil de su departamento a menos que la echara que esperaba no llegar a eso. 
Como fuera el asunto no era que quisiera hablar en esos momentos, pues sentía que cualquier cosa que pudiera sentir le ofendería o le haría sentir mal. Era lo menos que quería hacer, se sentía en confianza con él, pero el pensar en un departamento en la parte decente de la ciudad se le hacía un poco lejano de suceder… suspiro mientras le daba la bolsa con papas a Yasu, acomodándose ella una vez más en el asiento para poder ver medianamente en donde estaban ubicados el resto de pasajeros… dos asientos adelantes había una señora que parecía muy entretenida en lo que pasaban por el tv… y atrás iban otras personas en lo suyo. Se volvió a sentar como quien no quería la cosa – pues mi Padre y mis hermanos son normales… mis hermanos les gusta jugar los videojuegos como yo, pero son malos y mi Padre por lo general está trabajando o si no está durmiendo para descansar -   le fue contestando mientras le tomaba la mano que tenia del lado del pasillo, jalándole de a poquito – no sé si se me estará escapando un detalle… celosos no son, bueno nunca tuvieron ocasión para serlo… así que no sé cómo sean, te puedo presentar como amigo a mis hermanos, para que no te molesten – comento pensativa, a su padre no le podía decir mentiras pero tampoco pensaba decirle que se lo habían regalado – a mi Padre… podemos dejar por fuera la parte en la que dormimos juntos, ya a solas hablare con él, pero supongo que si te presento como un amigo y luego ya sola con él le diré que me gustas y esas cosas… - murmuro un poco más bajo con cierto sonrojo en las mejillas, pues aún no se acostumbraba a auto escucharse decir esas cosas.
Le siguió jalando de la mano hasta que calculo que estaban a una distancia que le funcionara tanto a ella como a él, inclino su cuerpo hacia adelante aprovechando que sentados no se notaba tanto la diferencia de estatura y a ella le quedaba fácil moverse y alcanzar los labios ajenos, que fue justo lo que hizo besándole delicadamente. No solía besarlo mucho si no estaban dentro de su habitación, pero pensó que al ir el bus tan vacío  podría aprovecharlo ya que una vez que llegaran a su pequeña ciudad le sería más difícil besarlo o quedarse a solas con él. 
Busco como metérsele hacia un lado, rodeándole la cintura con el brazo izquierdo, buscando apretujársele de esa manera. Se separó un poquito mirándole a los ojos y luego a los labios – cuando lleguemos a casa… no creo que vayamos a dormir juntos, mis hermanos no te dejaran y tampoco podre besarte – le dio besitos cortos con cada palabra que decía, pues hacer aquello le gustaba y relajaba – y… y aquí nadie nos ve – susurro volviendo a besarle, quizás les veían por la ventana pero el bus no hacia muchas paradas luego de salir, solo cuando se iba acercando a su destino, cosa que faltaba considerablemente para llegar. Le había soltado la mano para dejarla apoyada en uno de sus piernas besándole un poco profundo, tratando de mantener esa línea de que estaban en un transporte público y no quería llegar a olvidarlo. 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 04, 2014 5:18 am

Aunque las respuestas de Brenda no le decían mucho ni le quitaban del todo sus dudas, al menos no eran malas y lo mantenían tranquilo.  Miró a Brenda removerse en su lugar mientras probaba algunas de las papas que acababa de darle, ella se comportaba de forma curiosa algunas veces y Yasu siempre la miraba sin cuestionarla porque le daba gracia, averiguando siempre que es lo que hacía después de un rato. No pudo evitar que una sonrisa le iluminara el rostro al escucharla decir “me gustas” volviéndose un poco más hacia ella a la vez que la dejaba llevar su mano. –Creo que esta bien que se los digas así, nos ahorraremos los disgustos- le respondió ya dando por cerrado el tema de la presentación pues por mientras no tenía problema con ser tomado como su amigo ya que en parte si lo era.

Al verla acercársele él inclino un poco el rostro correspondiéndole ese  suave beso, tomando con su cola, que en ese momento era lo único que podía mover con libertad, los aperitivos que empezaban a estorbarles haciéndolos a un lado sin importarle mucho donde quedaran pues no eran nada comparados con los besos que estaba recibiendo.  Lo que ella le decía era bastante obvio pero aun así Yasu no se había tomado el tiempo para pensarlo antes, sintiendo ahora una ligera inquietud entre cada uno de sus cortos besos.  Miró sutilmente a su alrededor sólo corroborando que no tenían a nadie de cerca sonriendo un poco antes de que ella volviera a besarle,  aunque él podría robarle algunos pequeños besos después ahora estaba con la idea de que el resto del viaje que les quedaba en el bus sería probablemente el momento más intimo que compartirían por los siguientes días, agradeciendo que Brenda se lo hubiera hecho notar cosa que no iba a desaprovechar.
 
Se dejo llevar fácilmente  por el momento moviendo en caricias la mano sobre su pierna  pasándola un poco por debajo de su falda aumentando la intensidad del beso que ella había iniciado, inclinándose hacia ella para que se ocultaran más del resto de la gente aunque a él ya poco le importaba si alguien los veía. Durante un rato siguió tocándola y besándola de esa forma sin decirle nada,  deleitándose con  sus labios y adentrándose en su boca como antes solo lo habían hecho en su habitación. Deteniéndose poco a poco para tomar un respiro y evitando así seguir del todo sus impulsos.  Volvió a acomodarse para esta vez poder abrazarle mejor -No importa que no durmamos juntos,  ya decías que ellos tienen clases por la  mañanas- le dijo con una sonrisa traviesa después de razonarlo un poco, dándole enseguida algunos besos en cuello en forma de juego más que otra cosa. –Tal vez en ese momento podríamos tener un rato para nosotros  ya sabes para relajarnos y eso, también es importante que los dos nos encontremos bien- agregó alegre mirándola con detenimiento, acariciándole después un poco el rostro –cada día que pasa te veo más y más bonita…-  le fue diciendo tenuemente hasta besarla de nuevo…

Estaba pasándosela muy bien junto a ella en todo el viaje, siendo muy diferente al que habían tenido la vez que fueron a acampar donde ella se la había pasado durmiendo en su lugar casi hasta el final. Después de un largo rato fue notando que el autobús fue bajando la velocidad, asomándose  enseguida por encima de Brenda para mirar la ventana en la que se veían  casas, vehículos y personas pasar, indicándole que ya habían llegado al lugar de destino y sería cuestión de poco tiempo el que se detuvieran en la terminal.  –No sentí que el viaje tardara tanto ¿Si es aquí donde vives?- le pregunto a Brenda en lo que recogía las envolturas de lo que habían comido para tirarlas al bajar, volteando de repente hacia ella  –Es cierto, se me había olvidado preguntarte…. De la vez que nos enojamos y me fui-  le dijo sonriendo apenado al recordar ese momento  -¿No sabes si Alex les dijo algo a los de la tienda?... es que después de eso he estado viendo algunas veces a una persona mirándome de lejos y siento que la conozco, creo que podría ser un empleado de la tienda de esclavos que esta viendo si no me escape o algo así… - continuo más pensativo que serio –o tal vez solo lo estoy inventando porque en todo este tiempo no ha hecho nada ni se me ha acercado…. Pero no sé, lo he visto como 4 veces está algo sospechoso.. ¿No has notado nada?- termino de decirle en el momento que el camión se había estacionado abriendo las puertas para que los pocos pasajeros pudieran salir.

Esperó a que se bajaran los de atrás de ellos para luego pararse y salir del autobús junto con Brenda, yendo inmediatamente después por la maleta.  – ¿Primero iremos al hospital a ver a tu papá o por tus hermanos?... si esta muy lejos podemos tomar un taxi, creo que son esos ¿no?- le dijo señalando uno de los autos que estaban estacionados en fila como esperando por clientes, aunque no le parecía ver en ningún lado la leyenda de “Taxi”
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Lun Abr 07, 2014 1:03 am

Claro que se sentía a gusto con el viaje, le gustaba que Yasu le besara de esa forma, con las caricias añadidas como un plus pues sentía el cosquilleo ahí donde él la tocaba. Se había contenido de cualquier sonido que pudiera surgir de su garganta, y para cuando los besos se habían terminado sus mejillas estaban completamente rojas así que con los besos que le daba en el cuello solo se sentía más relajada pensando en eso de tener tiempo para ellos para cuando sus hermanos se fueran a la escuela, lo que la hacía preguntarse si el habría empacado algo para ese momento en el que iban a poder estar solos en casa, tomando en cuenta que su padre se quedara por unos días en el hospital, cosa que le alarmaba pero luego… pasaban demasiadas emociones por su cabeza  como para pensar con claridad – sigo igual – le reprocho con un pequeño hilo de voz para corresponderle al beso, dejando sus manos quietas, pues no quería llegar a tocar de más y que se notara para cuando llegaran a su destino…  
Para cuando bajaron del autobús, Brenda se quedó observando todo a su alrededor. Todo seguía siendo igual, absolutamente igual… la fila de autos que no eran taxis pero que eran personas confiables con las que podrían subir y pedir ser llevados a algún lugar. Cosa que no iba a suceder, el hospital solo estaba a dos cuadras y no traían tantas maletas como para no aguantarlas. Negó con la cabeza para comenzar a caminar – no está muy lejos, podemos caminar así vas viendo como es aquí – sonrió estirando los brazos hacia arriba para aflojarse luego del largo viaje, que no había parecido haber pasado tanto tiempo.
Conforme fueron caminando Brenda le tomo del brazo para caminar de esa forma, mirando por los ventanales de las tienditas que había por donde pasaban. Incluso respirando profundo para captar alguno de los olores que brotaban de los restaurantes caseros que habían del otro lado de la calle – quizás luego podamos comer algo ¿no? – porque también era seguro que en la casa no habría comida, ni para ellos ni para sus hermanos. Suspiro mientras daba pasos cortos, mirando como el hospital era el único edificio que sobresalía del resto, esperaba que su padre ya estuviera bien que todo hubiera sido una falsa alarma. – eso que dijiste antes de bajarnos del autobús… Alex no dijo nada, y no había escuchado algo así de que fueran a decir, de escapes pues creo que tu no contarías como tal, pero no… no he notado nada, quizás sea solo alguien que tiene que ir por el mismo lado, a veces pasa que ves a la misma gente por el mismo lugar a ciertas horas – se encogió de hombros y paso el brazo de el por sobre sus hombros, para caminar abrazadita a él. Estaban en otra ciudad, donde no había mascotas, ni amos… ni ese tipo de reglas tan extrañas. Podían ser dos jóvenes normales que caminaban juntos, eso la relajaba realmente.
Luego de caminar lo que ella le había dicho que tendrían caminar tuvieron al frente el gran hospital, pues al menos si tenían buen servicio médico. Soltó a Yasu y entro casi que corriendo, sentía su pequeño corazón palpitando fuerte en cuando vio al médico que había llamado para avisar a la universidad, claro que lo conocía pues era amigo de la familia y quien les ayudaba con lo económico de las idas al hospital. Este se sorprendió al verla, pues esperaba verla hasta el siguiente día, pero no tardo en ver por quien iba acompañada distrayéndose un poco pues él conocía un poco la historia de donde estaba viviendo Brenda - ¿Dónde está? ¿Cómo está? ¿Mis hermanos están aquí? ¿Esta despierto? – y como era común ella, sobresaturo al mismo con miles de preguntas que lo hicieron reír pues la gravedad del asunto había bajado cuando recibieron los resultados de los exámenes realizados. Le acaricio la cabeza y sonrió – pensé que en este tiempo que llevas fuera habrías cambiado un poco, aunque debo admitir que ya estas más grande y has dejado atrás a tus hermanos ¿por quién vienes acompañada? – pregunto cuando Yasuhiro ya estuvo cerca. Brenda solo frunció el ceño y miro a Yasu con una leve sonrisa – él es un amigo, se llama Yasuhiro, Alex no me podía acompañar porque solo a mí me dieron el permiso de faltar una semana como máximo a las clases, él es Ned, el doctor – le dijo esta vez a Yasu  - vengan por aquí les llevare donde está tu padre, puede que esté bajo los efectos de la anestesia… - decía mientras caminaba muy despacio para el gusto de Brenda que lo veía con cierto apuro en la mirada.
Para cuando llegaron a la habitación, sobre la camilla había lo que parecía ser una mujer de piel fina y blanquecina, de cabello largo y muy diferente al de Brenda pues este lo tenía castaño claro y parecía estarle tirando todo lo que se encontraba a su mano a una enfermera que se defendía con una bandeja - ¡¿Esto?! ¿¡Esto es mi cena?! ¡¿Por quién me están tomando?! Eso no lo comería ni un pajarillo – su voz incluso era fina, y la enfermera al ver al doctor se había echado correr hacia afuera, lo que captó la atención de la mujer que estaba sobre la camilla, sus ojos se habían iluminado al ver a Brenda que ya tenía más de una lagrima en el rostro. Pero aquel brillo había desaparecido al ver a Yasuhiro - ¡¿Quién es ese?! ¡¿Viene con mi muñequita?! – claro que era un padre normal, el más normal de todos en el planeta. Brenda entro atajando una manzana que tenía en la mano que había tirado con las mejores de las punterías hacia Yasuhiro. 

-          Papá! – le reprendió ella abrazándole como podía por encima de todo lo que tenía puesto – deja de tirar cosas… y no le tires nada más a Yasuhiro es un amigo que me vino acompañar… ¿querías que viniera sola por ese peligroso camino? – estaba llorando, pero no por el camino, le alegraba saber que estaba bien y pero sabía que esa era su manera de ser que la anestesia no tenía nada que ver en el mismo. Su padre le abrazo pero seguía mirando de una manera cautelosa a Yasuhiro que había sido empujado dentro de la habitación por Ned  que cerraba la puerta para no tener tanta atención -  de todas formas Brenda… ¿no podías venir con esa niña bonita Alex? – le acariciaba el cabello mientras la abrazaba, ignorando que tenía la mochila aun en su espalda - ¿Qué es eso que le sale del pantalón? – señalo con un dedo hacia la cola de Yasu. Brenda suspiro y se quedó con el rostro oculto en el pecho de padre - ¿se le puede cortar? 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 10, 2014 12:01 am

- Mejor que esta cerca, ya eran demasiados viajes seguidos- le comento mientras comenzaba a seguirla, prestándole más atención al camino de lo que comúnmente hacía por ser un lugar que nunca antes había visitado y del que tampoco había escuchado mucho. era  agradable a la vista y sentía cierto bienestar al recorrer sus calles, o tal vez así lo sentía  por la forma en que Brenda lo tomaba al caminar.  La escucho asintiendo  –Claro, podríamos comer algo que sea característico de aquí- le dijo sonriente, recordando poco después a lo que habían ido al seguir la mirada de Brenda que ya se había posado en el hospital,  absteniéndose de hacer otro comentario solo escuchándola y disfrutando de abrazarla lo que restaba del camino.

La siguió apresurando el paso por detrás para no perderla cuando estuvieron dentro, observando con extrañeza que ella tuviera tanta confianza con aquel doctor, dándole la mano en un gesto de cortesía cuando  se lo presentó,  entendiendo que ellos  ya se conocían de antes.
Sintió un pequeño escalofrió recorrerle rápidamente el cuerpo al caminar por los pasillos que los llevaban a la habitación pues el lugar le recordaba un poco a los interiores de la petshop, cada vez sintiéndose menos a gusto  como si supiera que algo malo estaba próximo a suceder, mirando un par de veces a sus espaldas y acercándose más a Brenda para estar prevenido.

Él se freno en la puerta de la habitación al ver tal alboroto sin entender lo que estaba pasando ni porque habían entrado si ahí solo había una mujer escandalosa. Parpadeo un par de veces por si sus ojos le engañaban  pues estaba muy seguro que Brenda  había llamado Papá a esa mujer  pero no era solo eso,  hasta la voz era femenina  y entre todo lo peor es que no estaba muy contenta con su presencia. Yasu solo se había quedado ahí mirando la escena  totalmente  desconcertado,  acercándose solamente al sentir que el doctor lo empujaba sacándolo de su asombro.   Era obvio que para ellos lo que sucedía era de lo más normal pues Brenda seguía abrazándole y Ned solo reía un poco ante los comentarios del padre mientras revisaba su expediente que ya traía en manos.  Al parecer a Brenda se había olvidado infórmale de ciertos detalles importantes,  suspiró manteniendo ahora la calma pues por más extraña que fuera la situación en Sakurai había visto y escuchado también de muchos casos raros.  

–Es un gusto poder conocerle….  Se-señor-
 sintiéndose extraño al decirle así a alguien que más bien parecía una mujer  -Soy de otra raza, un mono, es por eso la cola- habló ahora con más seguridad ignorando el comentario sobre cortársela ya que prefería creer que nada más estaba bromeando.  –Pero que cosa tan rara-  respondió el papá sin sonar tan despectivo mirando la cola que se movía de un lado a otro suavemente,  a lo que Yasu no entendía como es que lo llamaba raro tomando en cuenta su condición.  

–Bien, ya que se han presentado podemos continuar- soltó el doctor aclarándose la garganta antes de que pudieran seguir con su conversación o se armara otro alboroto  –Me alegra ver que se encuentra mejor  pero debe evitar esforzarse como hace unos momentos ya que su cuerpo todavía no se a recuperado por completo y no queremos que recaiga- dirigiéndose al padre de Brenda con una sonrisa, a lo que él bufo con fastidio murmurando cosas sobre la comida y el trato de las enfermeras.   -Aquí tengo los resultados de los estudios que le hicimos- agrego Ned en un  tono ligeramente más serio pasándole  un par de hojas a Brenda,  a las que Yasu les dio un vistazo curioso por encima del hombro de ella. -Son bastante alentadores, por suerte atendimos a tu padre a tiempo, podrá estar en casa en pocos días y seguir con su vida cotidiana - mirando ahora al papá de Brenda enfatizando sus palabras –tomando ciertas medidas y precauciones que son muy importantes si es que quiere evitar otro incidente de este tipo, y sin volver a olvidarse de sus visitas periódicas ya que lo de hoy pudo haberse prevenido- Ned se había acercado a la camilla para acomodar algunos de los aparatos que se habían movido de su lugar seguramente por la batalla con la enfermera  -Aunque a ambos nos guste la presencia de Brenda y deseemos verla más seguido– sonriéndole a ella de una forma serena pero a la vez encantadora  que Yasu no paso desapercibida  –Lo mejor es que sus clases no sigan interrumpiéndose de esta manera- dando un par de pasos hacia atrás al terminar lo que hacia.
-Lo sé, Brenda discúlpame- le dijo tomándole la mano a su hija  -Pero Ned, ya te he dicho que esa doctora y las enfermeras no saben tratarme, no tienen tacto y siempre me sacan de mis casillas- Y como Ned ya lo conocía muy bien sabia que a veces era muy difícil hacerle entrar en razón -Bueno si ese es el problema yo me encargare de sus revisiones periódicas así ya no tendrá que preocuparse por lidiar con las enfermeras ¿le parece?-  lo que el padre acepto ya sin ver como oponerse,  su rostro no se notaba del todo conforme pues no le gustaba que lo miren como un enfermo.

Con todo lo que ya había visto y escuchado Yasu se iba haciendo una pequeña idea de cómo era el padre de Brenda, alegrándose un poco al ver que no solo era hostil con él. Pero también sentía cierta incomodidad hacia Ned y un poco de celos por la forma en la que confiaban en él, reprendiéndose después de haber pensando aquello pues era el doctor era obvio que tendrían que confiar, y lo importante es que había un buen pronostico y el padre estaba fuera de peligro lo que le hacía sentirse feliz por Brenda, poniéndole una mano en el hombro y sonriéndole pero enseguida la quito antes de poder decirle algo al notar la mirada del padre clavada en él.  Acción de la que también Ned se dio cuenta   -No tiene por qué  alarmarse, como Brenda le dijo este joven es solo un amigo que hizo el favor de venir ya que a la señorita Alex no le fue posible ¿no es verdad?-  a Yasu no le gustó mucho la forma en la que se escucho lo de “solo un amigo” ni que Ned hubiera vuelto a salir al rescate pero no tenia más remedio que asentir  –Así es su hija me a ayudado mucho y la aprecio, por eso quise apoyarla en esta ocasión-  el doctor no pudo evitar mostrar interés en  lo que Yasuhiro acababa de decir pero antes de que pudiera indagar la puerta se abrió lentamente en una pequeña rendija por la que apenas asomo la cara de la misma enfermera que había sido ahuyentada  cuando  iban llegando –Disculpe doctor, lo necesitan en la sala 3 es urgente-  Ned se acercó a la puerta  despidiéndose por el momento y dejándolos en manos de la enfermera para aclarar cualquier duda o petición –Por cierto Brenda antes de que se vayan pasa a llamarme a la recepción  hay algunas cosas de las que me falto hablarte, no es nada grave así que no te tienes que preocupar- hablando de nuevo de esa forma tan elocuente que comenzaba a fastidiarle a Yasu.   –Aún así esa cola no me da confianza ¿no eres alérgica? – irrumpió el padre después que la puerta se cerro
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Mar Abr 15, 2014 3:32 am

Al verle ahí, al sentir que todo estaba bien. Era el cambio evidente en su rostro, la tranquilidad había vuelto a ella y por el rostro de Yasu supo que aquel detalle de su padre era un detalle importante de los que él se había referido en el autobús. Peor era algo que ella no podía predecir el cómo estaría su padre, pues a Alex había decidido decirle y cuando este había ido a recogerles lucia como todo un hombre hecho y derecho, así que era mejor esperar la reacción de las personas que en este caso serían solo Yasu y Alex que tendrían que pasar por aquello, Muri no lograba entender aquellas cosas.
Brenda se quedó sentada a la orilla de la camilla, escuchando a Ned con toda la atención del mundo, como siempre lo había hecho desde que tenía uso de razón Ned era alguien que siempre había estado, y era alguien a quien ella solía seguir a todo lado incluso cuando este no quería ella lo seguía a escondidas. Y claro conforme ella había crecido le había ido dejando atrás por la diferencias de edades, y claro porque él se había ido a la universidad y para cuando regreso ella había perdido cualquier esperanza de ser una chica normal de su edad, incluso había sido uno de los que la habían animado a irse del pueblo para que estudiara en la ciudad pues eso le dejaría una mayor oportunidad de trabajo, y no siempre iba a tener que estar al mando de la casa. Pero todo aquello había sido antes, ahora ella solo lo veía como Ned el doctor amigo de la familia, aunque su padre claro quería otras cosas. Al irse Ned, Brenda golpeo a su padre con el debido cuidado – Papá, soy alérgica a los gatos no a los monos… ¿podrías dejar de actuar de esa forma? Yasuhiro se quedara en casa, y dejo su trabajo por venir acompañarme podrías ser algo gentil, venimos cansados del viaje y no es bonito recibimiento  - y estaba claro que el nivel de preocupación había bajado al escuchar que todo estaba en orden y ella podría dedicarse a retomar la cabecilla de la familia por esos días y poner todo en orden.
Ella se levantó acomodándose la mochila en la espalda – iré a ver que necesita Ned… Yasu es muy bueno hablando – y eso solo quería decir que los iba a dejar solos, Brenda se quitó la mochila y la dejo a un lado donde no estorbara, le sonrió a Yasu con ese encanto de ella antes de salir de la habitación y cerrándola de inmediato. Se fue buscando por los pasillos del hospital ahí donde le habían indicado deteniéndose cada tanto que alguien la reconocía y es que no era difícil de pasar desapercibida si era tan idéntica a su madre con el cabello.
-          Entonces – dijo el Padre de Brenda con cara de pocos amigos, acomodándose el cabello hacia atrás y cruzando ambas manos sobre las piernas, lejos de cualquier instrumento por el que se viera tentado a lanzarle - ¿en que trabajas? ¿eres mayor de edad? ¿en dónde se conocieron? – quiso saber, y quizás no con las mejores intenciones del mundo. Pues se dedicó a seguirle en cada movimiento que el hacía, mientras tanto Brenda se había dedicado a esperar en la recepción por donde iban y venían algunos doctores, también había visto de lejos algunas de sus compañeras del colegio, que debían de estar haciendo la practica ahí como asistentes o enfermeras, como fueran ninguna le había prestado atención. Y así era mejor.
Bostezo un poco antes de escuchar la voz de Ned acercarse hablando de que le llevaran al quirófano y que otro se haría cargo, se froto los ojos y se volteo hacia él - ¿Brenda? ¿se irán ya? – pregunto con cierto asombro dejando algunos expedientes para que la chica de recepción hiciera lo que debía de hacer con esas cosas – no, aun no pero Papá no pararía de preguntarme cosas para tratar de ofender  a Yasu puede que si les dejo solos le pregunte cosas directas y no ofensivas… ya sabes al grano – se encogió de hombros y sonrió, en respuesta a la sonrisa que había tenido Ned desde que le había visto y ella no había notado, pues si quizás hubiera sido unos años atrás ella la hubiera registrado de inmediato en su cabeza – bien, me parece bien que le deje en claro que es tu amigo y no pretende hacerte daño – Brenda torció un poco el gesto ante aquello, ¿tendría que decirle a él también que eran solo amigos? De inmediato negó con la cabeza, no solo para el sino también para ella – Estoy saliendo con él, desde hace un par de meses… - y aquello le había caído a Ned como un balde de agua helada - ¿salir? Brenda estoy cociente de en donde vives, ¿salir? O solo es alguien que tu amiga Alex compro para diversión extraña y te ves implicada en ello? – y por la forma en la que lo estaba diciendo, y el cambio repentino de su rostro, Brenda se quedó en silencio con ciertos nervios – yo… - intento decir algo inteligente quizás pero Ned le había tomado del brazo con cuidado de no lastimarla y la había guiado hacia donde eran las salidas de emergencia, que no había nadie rondando - ¿estas implicada? Porque a ello no se le puede llamar “salir” y me parece que eres bastante inteligente para caer en ello – Brenda negó – no sé de qué me estás hablando, Alex es alguien totalmente diferente a mí, no sé a qué te refieres con verme implicada, sea lo que sea no lo estoy y si lo estuviera no sería acertado que me lo recrimines de esta forma como si no hubiera dejado de ser una niña que te sigue y se cae y me lleves arrastrando a casa, porque ya – y no hubieron más palabras.


El sabor de la boca ajena la había inundado al estar ella hablando, las manos de él le sujetaban con fuerza por los hombros, y solo unos pocos segundos bastaron para que ella le empujara, sin éxito se vio arrinconada contra la pared…  y fue como si regresara aquella fiesta, el color había escapado de su rostro y había palidecido, había dejado de respirar y escuchaba las risas a su alrededor incluso la que surgió de la boca del chico que la había besado en su fiesta de cumpleaños, el mal sabor de su boca había parecido también, aquello no era bueno… no para ella pues Ned desde la tercera vez que había regresado como una visita la había visto distinto, como había dejado de ser la niñita que siempre le perseguía, y se había decidido al darse cuenta que estaría para la tarde de nuevo en el pueblo que le seria sincero y franco con todas esas emociones que sentía para ella  - Brenda? – la había llamado al separarse sin percatarse de la reacción de ella – no puedes salir con él, yo te estoy esperando aquí para que cuando termines la universidad ayudarte a buscar trabajo y sería lo más lógico ¿no crees? – y ella ni si quiera lograba escucharle había dejado su vista fija en el suelo sin moverse pues él tampoco la había soltado del agarre en la que la tenía contra la pared. 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 16, 2014 10:52 pm

Yasu no encontró la manera de decirle a Brenda que no se fuera sin que su papá se diera cuenta, aunque algo le decía que ella estaba consiente de aquello y lo hacia apropósito por lo que solo pudo devolverle a medias la sonrisa, luciendo mas bien preocupado de que los dejaran a solas después de cómo había sido recibido.  Puso la maleta junto con la mochila pues ya veía que eso se iba para largo, cuando volvió la vista al padre se dio cuenta de que las palabras de Brenda no habían tenido mucho efecto en él pues su mirada seguía siendo desaprobatoria, se mantuvo firme ante él escuchándolo pero manteniendo la distancia  por su seguridad -A Brenda la conocí el día de su cumpleaños, Alex nos presentó-  un brillo de felicidad se noto en su rostro al recordar ese día en el que se la pasaron bien juntos, lo que le ayudo también a seguir hablando con más seguridad y soltura –Soy mayor, tengo 19. el trabajo Brenda me informo de el y luego lo conseguí, es de ayudante en una panadería que esta de camino a su escuela y …- no siguió hablando ya que poco le había durado la tranquilidad, el padre volvía a ponerlo nervioso pues parecía estar estudiándole con la mirada –¿y ese trabajo lo tienes porque tus calificaciones no son suficientes para obtener una beca como la de Brenda?- inquirió el padre con seriedad  –Pues no, yo no voy a la universidad… tuve unos problemas y deje de estudiar hace un tiempo- Yasu jugaba un poco con sus dedos para liberar algo de la tensión que sentía al ver como el papá reprobaba con el rostro cada cosa que decía. –Ya veo, es un alivio saber que son amigos solamente porque como padre de Brenda también me tengo que encargar que ella solo este con alguien que sea un buen partido-

Durante un momento hubo un silencio incomodo en la habitación, Yasuhiro estaba algo molesto pues se había dado cuenta de las intenciones que tenia el padre ya no sabiendo si debía seguir con la mentira o dejarle en claro su relación. -¿Y para usted como tendría que ser exactamente un  buen partido?- se atrevió a preguntar cuidando mucho sus maneras para que no le sigan aumentando la lista de sus defectos. -¿No es obvio? Alguien responsable, de buena familia, con preparación profesional y todo lo necesario para que pueda ofrecerle seguridad y un futuro prospero a Brenda-  respondió asintiendo satisfecho ante sus ideas   -Como por ejemplo Ned, el doctor que acaba de salir es un buen muchacho …- a Yasu ya se le había acabado la paciencia por lo que decidió interrumpir los halagos al doctor y aclarar todo de una buena vez –Pero también hay que tomar en cuenta lo que Brenda quiera, a mi me gusta- le dijo con voz firme asegurándose de ser escuchado. Justo despues de haber dicho aquello vio como el padre trato de levantarse de la cama pero fue detenido por los aparatos que tenia encima -¿Qué acabas de decir?-  con enojo seguía intentando levantarse a lo que empezó a sonar una alarma de algún lugar junto a la cama que era por haber dejado de recibir pulso al desconectarse del cuerpo del señor pero como Yasu no lo sabia se asusto de que algo muy malo le estuviera pasando por su culpa –E-E-Estoy hablando de Ned a mi me gusta se ve que es una buena persona- le dijo lo primero que se le vino a la mente tratando de acomodar de nuevo en su lugar al papá y tranquilizarlo.

La enfermera al escuchar el ruido entro rápidamente viendo al padre que estaba ya acostado en la cama jadeando un poco por el esfuerzo que había hecho, que en sus condiciones era demasiado, Yasu seguía asustado preguntándole cosas a la enfermera pero esta volvió a conectar el dispositivo y el ruido cesó, suspirando con alivio y sentándose en la orilla de la cama al sentir que un gran peso de encima se le quitaba y que no había pasado a más. El padre de Brenda trato de agarrarle por la espalda a lo que Yasuhiro se paro enseguida quedando de frente notando como este lo miraba tratando de decirle algo entre jadeos  –¿U-Usted iba a cenar cierto? Voy a ir a conseguirle algo realmente delicioso vuelvo en un rato- le dijo Yasu sonriéndole y señalando hacia afuera como si nada hubiera pasado, apresurándose a salir antes de que pasara algo peor.

Había salido solo alejándose lo más posible de la habitación deteniéndose al llegar el final de un pasillo,  poniéndose a pensar entonces que debería ir a buscar a Brenda pues ya no quería regresar solo al cuarto del papá. Bajó hasta la recepción dándose una vuelta por ahí mirando a todas partes sin encontrarla preguntándole entonces a la muchacha de la recepción por Ned, después de lo que había pasado no tenia ni la más mínima intención de verlo pero tampoco tenia muchas ganas de esperar.  Se dirigió hacia el pasillo por el que lo habían visto ir por última vez junto con Brenda, era un área muy pequeña en la que no había nadie,  solo la puerta de emergencia que abrió sin pensar encontrarles ahí, mas bien andaba pensando en todo lo que le habían dicho y recriminándose por no haber encontrado una mejor salida frente al papá.  Y todo lo que pensaba desapareció al instante en que levanto la vista y vio a Ned tan cerca de Brenda sosteniéndola de esa forma –¿Qué estas haciendo?- corrió hacia ellos con la intención de separarlos, a lo que Ned la soltó y se le planto a él evitando que se acerque más -¿Qué diablos te pasa? ¿Brenda estas bien?-  levanto un poco la mirada para verla  -Ella va estar bien mientras tú te mantengas alejado, puedes regresar con Alex o con quien sea que te haya comprado no queremos que Brenda tenga que ver con esas cosas tan vulgares que suceden en la ciudad- Le fue diciendo Ned con seriedad en lo que comenzaba a caminar hacia él para alejarlo de ahí –¡Estas loco, déjame!- empujo al doctor hacia un lado haciéndolo tropezar y caer de espaldas, abriéndose así el paso hasta llegar con ella pues sabia que ahí algo andaba mal – Brenda dime que paso ¿Te hizo algo?- se inclino un poco hacia ella para verle el rostro preocupándose de que estuviera tan pálida – ¿Te sientes mal? …. ¿Quieres que vayamos a que una enfermera te revise?-  no tenia ni idea de lo que en realidad había sucedido pues de habérselo imaginado no hubiera solamente empujado a Ned, quien ya se estaba levantando sacudiéndose la bata –Si que te comportas como un animal… Brenda tu que si entiendes por favor aléjate de él- le pidió manteniendo la calma aun sin darse cuenta de lo que había ocasionado en ella.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Jue Abr 17, 2014 11:28 pm

Y era como si la hubieran desconectado. Se había quedado quieta incluso cuando Yasu apareció, volviendo en si solo cuando este se acercó.  Brenda negó con la cabeza a lo de la enfermera, por alguna razón ya no quería estar ahí por mucho más tiempo de lo que debían de estarlo, y hasta quizás se quería ir cuanto antes a la ciudad de nuevo. Ned podía tener algo de razón incluso ella se había mostrado alejada de aquella idea de tener una mascota en primera estancia. Pero después de la primera noche se había dado cuenta que él no iba a ser como esas mascotas que se les llevaba de arriba abajo a todos los lugares que el dueño quisiera… aunque Yasu por lo general la acompañaba pero porque quería y al menos sabía que tanto a el como a ella les gustaba estar juntos, y no importaba si él había sido un regalo o no, quizás si se hubieran conocido en otras circunstancias sería diferente pero por el momento era lo que había sucedido y a ella le gustaba de esa forma. 
Alcanzo a escuchar aquello ultimo ¿Qué entendía ella? lo miro de lado con cierto enojo en sus ojos adormilados, y negó con la cabeza levantando la mirada hacia Yasu el cual ya se había asegurado de sujetarle medianamente por la camisa acercándose a el – no sé de qué hablas… Mañana regresaremos para ver a Papá con mis hermanos – había comenzado a sentir cierto pánico pues Ned no parecía quererles dejar ir, atravesando entre ellos y la salida - ¿expondrás a tus hermanos a esto? ¿Qué tipo de lavado de cerebro te han hecho para aceptar esto? – y de pronto ella tenía esas ganas de huir, de correr y alejarse de aquellas preguntas de la mirada de Ned que había cambiado por completo, llena de ira y quizás muchas otras emociones que la hicieron empequeñecerse al lado de Yasu – esto no es correcto Brenda imagina lo que dirán en el pueblo si se llegan a dar cuenta de la realidad de ese… 
Y fue interrumpido por un altavoz que había en una esquina donde lo llamaban con urgencia, a donde debía de ir hacia un rato, mas había pedido que otro médico fuera pero al parecer este no estaba en el hospital en ese momento – ya hablaremos mañana sobre esto, a lo mejor sería lo más adecuado que te quedes en el pueblo y no vuelvas a ir a la ciudad y envíes a este sujeto solo – antes de que ella pudiera responder algo él ya había empujado la puerta para irse. No se había imaginado que algo así ocurriera, sentía enojo, miedo, y algo de frustración. – lo siento – murmuro soltando a Yasu y frotándose los ojos, mientras veía hacia la puerta por donde se había ido Ned. El color ya había regresado a su rostro. De haberlo sabido hubiera esperado a Yasu para buscarle y evitar aquello. Se limpió la boca como si con aquello lograra quitarse aquel sabor – me quiero ir ya… ¿podemos irnos? No quiero hablar de esto, no se suponía que esto fuera a ocurrir – las lágrimas comenzaron a cubrir sus mejillas y es que era la única forma en la que podía dejar el estrés fluir, si Ned se había comportado de esa forma su Padre lo haría el doble y quizás una escena mucho más grande sin tomar en cuenta lo que le había podido decir a Yasu - ¿Qué te dijo él? – Pregunto sollozando girándose para verle – de seguro fue inoportuno con lo que te dijo… no pensé que esto fuera a suceder así de verdad que no, de haberlo sabido mejor hubiera venido sola para ahorrarte estas cosas, lo siento mucho de verdad… Ned no debía de comportarse así. 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 19, 2014 5:25 am

Aunque las palabras de Ned enojaban mucho a Yasu le importaba más la salud de Brenda por lo que decidió ignorarlo y llevarla adentro, abrazándola de un lado para asegurarse de que no fuera a desmayar o algo así pues no sabía que le había pasado. Pero cuando este se interpuso lo miro molesto sin demostrarle temor, sabía que Brenda no pensaba de esa forma y que no tendría por qué hacerle caso pues no tenía ninguna autoridad sobre ella. –No sé quién se cree ese tipo al hablarte de esa manera- le dijo con molestia cerrando con fuerza el puño de la mano que le quedaba libre cuando por fin Ned se había ido, y que fue en el momento más oportuno ya que era cuestión de tiempo que Yasuhiro perdiera la paciencia con él.

Claro que si, en tu casa estaremos más tranquilos- abrazándola al verla llorar, odiando cada vez más a Ned por haber ocasionado todo eso. Le acaricio la espalda para continuar hablándole ahora con calma queriendo tranquilizarla –Lo de Ned son solo habladurías, no le tengo miedo y tampoco le voy a hacer caso, no tengo porqué…. no tienes que disculparte por ellos- después de una breve pausa la separo de él para limpiarle las lágrimas del rostro, tornándose más serio al volver a hablar -Lo que me interesa es que tú no te sientas mal … me importa más lo que Ned te haya hecho o dicho a ti antes de que yo llegara – le era muy  evidente que ahí había pasado algo que él debía saber pero tampoco le exigió que le explicara pues ella misma le había dicho que no quería hablar de eso.  
A pesar del llanto Brenda se veía mejor que cuando recién la había encontrado lo que le hacía sentir por lo menos un poco menos preocupado, le puso una mano en la espalda indicándole así que ya fueran de nuevo a dentro  -Por lo que vi creo que a tu papá tampoco le parezco muy agradable para ti, aunque a él no le dije nada sobre lo que soy realmente ni de nosotros, al final supongo que me acobarde…  de todos modos no dudo que para mañana Ned ya le habrá dicho- continuo con algo de pesadez en lo que caminaban hacia la zona donde habían unas bancas.  por todo lo que escucho decir a Ned , se imaginaba que Brenda le había dicho toda la verdad a él y eso le molestaba un poco  porque como Yasu veía las cosas  Ned no tenia porque enterarse que lo habían comprado. –Mejor espérame aquí en la recepción  es que tampoco creo que sea muy bueno que vayas a ver a tu papá ahora, yo le digo que mañana regresamos en lo que bajo la maleta y tu mochila-  dejo a Brenda sentada ahí y se apresuró a subir a la habitación del padre, él también quería salir de ese hospital cuanto antes.

Justo cuando iba a entrar, se encontró con la enfermera que estaba saliendo del cuarto, reconociéndolo e informándole que no hiciera mucho ruido para no despertar al papá que recién se había dormido y necesitaba ese descanso ya que en todo el día se la había pasado peleando con las enfermeras. Yasu no lo dudo y le dejo el recado de que regresarían al día siguiente,  para sacar luego las cosas del cuarto con mucho cuidado, aliviado de  no tener que seguirle dando explicaciones por el momento, ya que a él si le debía cierto respeto y no podía pasársela ignorándolo o inventándole cosas. No tardó mucho en regresar con Brenda entregándole su mochila – Tu papá estaba descansando, le dije a la enfermera que mañana regresamos así que no hay de que preocuparse ya podemos irnos a tu casa- le dijo esforzándose en darle una corta sonrisa, y es que aunque no quisiera las cosas que le habían dicho tanto el papá como Ned si las había resentido un poco y le quedaba el ligero miedo de que Brenda pudiera cambiar de opinión respecto a él, por lo mismo no se arrepentía en nada de haber viajado con ella pues así ya sabia lo que pensaban de él, también conoció a Ned que no le daba nada de confianza por lo que la cuidaría más y además estando juntos no permitiría que la obligaran a hacer cosas que ella no quisiera.  -Se me olvidaba, primero iríamos por comida y luego a tu casa ¿no?-  le recordó cuando ya habían salido del hospital deteniéndose junto a ella esperando a que le dijera hacia donde debían ir, sin ninguna prisa pues después de esa bienvenida no tenía mucho entusiasmo en conocer lo que restaba de la familia de Brenda.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Lun Abr 21, 2014 7:28 am

Y él tenía razón. ¿Qué le iba a decir a su padre? ¿Qué lloraba de felicidad de ver que él estaba bien? El llanto de felicidad se notaba y no hacía que el rostro de las personas se sonrojada como el que ahora ella tenía y no solo eso, se sentía frustrada y traicionada.  Y ya que más daba. Asintió a lo que le decía Yasu, le tranquilizaba de alguna manera saber que él se quedaría firme a su lado, pero… ¿valía la pena? Soportar aquellas cosas ¿la quería tanto? ¿Y si se llegaba a cansar? Se quedó mirando el suelo sin moverse esperando solo que Yasu volviera, sacándose aquellas ideas de la cabeza. ¿Qué estaría pensando Ned? Quizás solo esperaba que ella corriera a sus brazos y se derritiera como lo hacían en las películas y era lógico de suponer que no esperaran a alguien como Yasu, o a cualquier persona en sí. Se suponía que ella solo iba a estudiar y debía de encargarse de sacar buenas notas no enamorarse de alguien y querer estar con el todo el tiempo…
Su celular sonó y respondió rápido al reconocer el número - ¿hola? ¿Brenda? ¿Estas ya aquí? Ven ya por nosotros, te hicimos comida! – y era reconfortante escuchar a dos pequeños tratar de hablarle por el mismo teléfono, no quería imaginar que le habían cocinado pero era justo lo que necesitaba, a ellos para olvidarse de lo que había pasado con Ned. Y que estaba segura de que ambos iban a tener una reacción diferente hacia Yasu, más que todo por la cola que movía cada tanto – estoy en el hospital, ¿habrán preparado bastante comida? Llevo a alguien conmigo y también tiene hambre – ambos se habían silenciado casi como si les hubiera desconectado de golpe - ¿siguen ahí? O prefieren que me vaya a otro lugar… - dijo con un tono triste a lo que rápido respondieron con un no que la hizo sonreír, les dijo que pronto llegarían por ellos que guardaran la comida para llevar pues sería mejor estar en casa. Para cuando colgó pudo ver a Yasu acercarse. Se puso de pie con un aire más relajado colgándose la mochila en la espalda y sujetándole de la mano para caminar hacia la salida del hospital. – si quieres mañana te puedes quedar en casa – sugirió para evitar cualquier conflicto con su padre y con Ned – y no, creo que ya nos prepararon comida así que nos ahorraremos ese viaje a comprar comida – dicho eso tomaron un taxi, al que Brenda indico la dirección, que no iban largo pero para luego ir a casa sería lo mejor pues ya estaba cansada por el largo viaje, por la estadía en el hospital y no tenía ganas de caminar. El taxi recorrió dos cuadras, doblo y se detuvo a lo que Brenda sonrió – ya regreso no te bajes – le pidió a Yasu dejando la puerta del taxi abierta. 
No tardo en abrirse la puerta de la casa donde se habían detenido. Un pequeño niño teniendo cerca de 9 años salió corriendo para abalanzarse sobre Brenda que hizo un esfuerzo mayor para levantarlo en el aire y aun más cuando el segundo, que parecía tener la estatura de Brenda también había salido a su encontró. Ambos la habían abrazado con fuerza, pero el mayor se había centrado en ver fijo a la persona que estaba dentro del taxi con total desconfianza – hay que irnos Brenda! En casa hay tantas cosas que te quiero mostrar! – decía el pequeño mientras una señora salía de la casa con dos mochilas de la escuela y una bolsa en la que venía la comida – calla, Brenda esta cansada y debe dormir por hoy mañana le mostraremos de todo – dijo el mayor tomando la bolsa con comida y la mochila, despidiéndose de la señora con un beso en la mejilla y esperando a que el otro le igualara – muchas gracias por cuidarlos Señora Danvers, espero y se hayan comportado – dijo con aquello voz típica de ella – claro que no es molestia Brenda es una alegría tenerte por aquí ¿Quién te acompaña? Es bueno que hayas venido acompañada asi tendras ayuda, si les hace falta comida yo tengo mucha para los cuatro – sonriente les abrazo y espero a que se subieran al taxi donde el pequeño se subió atrás, asustándose al notar ahora a Yasu – Brenda el taxi venía con alguien más? – El mayor se había sentado en asiento del copiloto mirando a Yasu por el espejito – claro que no tonto… el viene con Brenda – y parecía tener cierto enojo. Brenda subió y cerró la puerta, para que el taxi anduviera de nuevo – él es Yasuhiro pequeñas fieras… estará con nosotros estos días… él es Simón – y toco la cabeza del más pequeño – y él es Matías – señalando al mayor. Matías no dijo nada, pero en cambio Simón se había mantenido en una distancia prudente viéndole con curiosidad - ¿y sabe lavar ropa? Papá dejo mucho ropa sucia… 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 24, 2014 7:11 am

-No estoy muy seguro de si dejarte ir sin mi sea buena idea…  después lo pensaré mejor, por mientras ya vamos- subió al taxi junto con ella, recostándose en el asiento y siendo ahora él quien apoyo la mano con la de ella, de alguna manera eso siempre le hacía sentir mejor. Habían pasado demasiadas cosas que tenia que pensar pero quería tener un momento de paz de camino a casa, decepcionándose un poco al ver que después de un par de calles ya habían llegado a su destino.  La soltó y dejo que saliera observando la escena desde su lugar como le había indicado, hasta ahora todo se veía normal sin sorpresas extrañas, solo un par de hermanos que mostraban quererla mucho, cosa que a Yasu le agradaba. Cuando vio que ya iban a entrar se acomodó mejor dejando más espacio para que se sentaran.

Yasu los saludó riendo un poco ante el comentario del menor –Por lo poco que he visto hoy, no creo que a tu papá le agrade que lave su ropa- y de todos modos él no tenía la intención de hacer semejante cosa.  Simón lo miró ahora un poco sorprendido– ¿También lo viste? ¿Ya despertó mi Papá? ¿Se curó?- inquirió manteniéndose cerca de su hermana, a ellos la señora Danvers con tal de no preocuparlos solo les dijo que su Papá había tenido un pequeño accidente y por eso ahora estaba en el hospital durmiendo para sentirse bien. Matías enseguida se volteo un poco  para escuchar bien lo que respondería pues sabia que lo que les habían dicho no podía ser toda la verdad y temía que en realidad estuviera muy mal. –Sí que estaba despierto, y ya se sentía lo suficientemente bien como para lanzarle un montón de cosas a la enfermera y hacer que saliera huyendo de su habitación – prefiriendo omitir la parte en la que también le había atacado a él –¡Si lo viste!- le dijo el pequeño con una sonrisa ya creyéndole pues sabia como solía comportarse su Padre – Ves, Papá ya esta bien- dijo con animo a su hermano mayor  –Bueno,  todavía le faltan unos días más para estar totalmente recuperado pero esta fuera de peligro- agrego Yasu para que tampoco se confundieran, dejándole a Brenda que después ella les diera los detalles o lo que quisiera decirles pues eran sus hermanos y solo ella sabia como tratarlos. – ¿Es eso verdad?- se dirigió Matías a su hermana dejando en claro que no confiaría en alguien que acababa de conocer. Yasu ya había notado que existía cierta tensión de parte del hermano mayor pero no le daba mucha importancia pues no era nada comparado con el Padre y hasta ahora había sido un mejor recibimiento que en el hospital.

El taxi se detuvo en casa de Brenda después de recorrer un camino un poco más largo que el primero. Matías fue el primero en bajar llevando sus cosas hasta la entrada de la casa, donde se puso a buscar en su mochila por la llave. Mientras tanto Yasu abrió la puerta y salió de su lado bajando la maleta, Simón comenzó a moverse para bajar tras él pero se detuvo al ver la cola que iba moviéndose suavemente detrás de Yasu -¿Es una cola de verdad?- se apresuró a preguntarle en voz baja a su hermana, pero antes de que pudiera responderle Yasu lo llamo dándole la mano para ayudarle a salir al ver que seguían ahí adentro, el niño lo dudo un poco pero al final acepto la ayuda. Una vez afuera fue corriendo directo a su hermano, quien recién acababa de abrir la puerta de la casa – ¿Ya lo  viste?, creo que Brenda nos trajo una mascota y él la tiene escondida- le dijo alegre señalando la cola. Yasuhiro estaba de espaldas cerrando la puerta del taxi ya que todos habían salido y para cuando se dio la vuelta notó que los hermanos de Brenda lo estaban mirando mientras murmuraban cosas entre ellos, deteniéndose  y tratando de disimular al darse cuenta que él ya los había visto. Sin molestarse, mas bien le causo gracia la reacción de los hermanos, al parecer la familia de Brenda se caracterizaba por la falta de discreción.

- Así que este es el lugar donde creciste, se ve bastante agradable- aunque después de salir del hospital probablemente cualquier lugar al que hubieran ido le parecía bueno – ¿estas bien verdad?..  creo que te ayudo ver a tus hermanos, te veías muy feliz hace un rato cuando te recibieron y ellos también se ve que te quieren mucho- le comento a Brenda en lo que iban caminando hacia adentro –en serio espero no arruinar eso- le dijo con ligero pesar antes de entrar  a la casa adelantándose un poco  -¿En donde quieres que deje la maleta?-  fue lo ultimo que le pregunto, dejando que Simón y Matías acapararan toda la atención de Brenda por un rato pues seguro que ellos tendrían muchas cosas que decirse al no verse tan seguido y quiso dejarles ese momento familiar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Dom Abr 27, 2014 6:58 am

El viaje, la visita, y el recorrido la habían terminado de cansar. Se sentía como si no hubiera dormido en una semana, le había dicho a Yasu que dejara las maletas en la sala. Era una pequeña casa de dos pisos, dos cuartos arriba uno era el del padre y el otro donde dormían sus hermanos y antes ella también. Y ahí seguía estando su cama al lado del camarote de sus hermanos. Solo que estaba lleno de ropa y cosas escolares que pertenecían a sus hermanos y muchas cosas de ella guardadas debajo de la cama. La cocina era quizás el lugar más pequeño  donde las ollas colgaban del techo y donde había una pequeña cocina con pan de hacía varios días que sus hermanos no se atrevían a tocar y en si la cocina era territorio peligroso para ellos. El comedor era normal, pero también servía de sala así que a un lado había un sillón largo que preciso era donde dormirá Yasu… o eso era lo que había índico Matías apenas entraron a la casa. Se había colocado unos escalones arriba para asegurarse de ver a todos desde arriba y no tener que levantar la mirada hacia ninguno. Indico que Brenda dormirá arriba con ellos y que Yasu por ser el invitado dormiría en el sofá como era lo indicado. Luego de comer ambos chicos habían llevado a Brenda a rastras dejando a Yasu solo en la sala… mientras ellos estaban arriba Brenda podía ver como ya había oscurecido y era el momento de dormir para ellos. Los últimos días habían sido cansados para ellos, andar de casa en casa viendo quien podía cuidarles era algo difícil más que todo porque Simón aún era muy pequeño e inquiera, la señora Danvers había aceptado cuidarlos porque no tenía mucha familia y le gustaba cocinar para que todos se sintieran a gusto.
-          Brenda… ¿Cuánto tiempo te quedaras ahora? Ned dice que te llevara con el… no quiero que te lleve – murmuro Simón debajo de sus cobijas, Matías ya se había quedado dormido pues al parecer llevaba esos días durmiendo pocas horas. – yo no me iré con nadie – y eso era algo que Brenda tenía muy seguro, tenía la boca llena porque había encontrado una bolsa de papas quebradas y aun servían – Ned no sabe lo que habla así que no le hagas caso… ahora ya duerme porque tengo que ir a ver a Yasu, lo dejamos solo todo el rato – el asintió con la cabeza y se giró hacia la pared suspirando cansino, Brenda solo espero unos minutos antes de salir y bajar las escaleras.
Se sentía extraña estando en casa, todo estaba igual menos su cama. El resto de la caja tenía ese aire acogedor para ser una casa tan pequeña donde ahora solo vivían tres hombres y bueno quizás se tenía que decir que uno tenía problemas de personalidad de vez en cuando, pero ella al igual que sus hermanos se habían acostumbrado a eso. Brenda quería dormir, pero no sin Yasu, el sofá era pequeño y no entraría ni medio cuerpo de Yasu ahí… lo más importante era que la cama del cuarto de su padre estaba ahí disponible y todo estaba limpio pues al menos eso era algo que su padre hacia cada cierto tiempo, lavar las sabanas y en cuanto al orden… no había nada en la habitación solo un armario donde tenía todo a excepción de eso solo estaba la cama y era todo. 
Para cuando termino de bajar los escalones miro por el estrecho pasillo - ¿Yasu? ¿Dónde estás? – lo llamo casi en un susurro mientras cruzaba el pasillo que conectaba la entrada, las escaleras y la sala/comedor. Estaba descalza y había aprovechado para colocarse su ropa de dormir, la que usualmente usaba ahí. Un camisón y sobre este un abrigo de lana que era claro tenía muchos más años que Brenda. En las paredes del pasillo habían muchas fotos, de ellos cuatro, y solo una donde había una mujer que se parecía demasiado a Brenda, solo con unos cuantos años de más, alzando a un pequeño bebe mientras su padre, que en la foto salía en su versión de hombre alzaba a Brenda y a Matías. Y era precisa la foto que Brenda solía evitar, y no había quemado o tirado por consideración con su padre y hermanos.  - ¿Yasu? 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 30, 2014 8:50 pm

El interior de la casa de Brenda junto con la cena que estaban teniendo le hacía sentir cierta nostalgia a Yasu pues ahí se generaba un ambiente de calidez hogareña que lograba recordarle cuando vivía con sus padres.
No se sorprendió cuando los menores se llevaron a Brenda arriba y tampoco se opuso a quedarse en la sala. Fue a sentarse en el sofá que le haría de cama para probar que tan confortable sería, después de todo no es que tuviera mucho en que ocuparse estando ahí. Se acomodó varias veces como si fuera a dormir y bueno el mueble era pequeño pero de que se podía dormir en el si se podía. Observo un rato el lugar desde ahí, escuchando los ruidos menguados que alcanzaban a llegar desde el segundo piso, no creía que Brenda fuera a bajar pronto así que para matar el tiempo decidió darse una ducha.  Abrió la maleta que estaba cerca de él, sacando la camiseta de dormir, los jeans más cómodos que había metido y las demás cosas que usaría, yéndose directo al baño que antes ya le había indicado donde estaba.

Para cuando salió y se dirigió de nuevo a la sala notó algo familiar en el piso junto al sofá, acercándose rápidamente para levantarlo. Buscó por alguna muestra de que alguien hubiera bajado y luego volteo hacia el pasillo corroborando que nadie viniera por ahí, se había preocupado pues era la caja de condones lo que estaba en el suelo. Se tranquilizo al no encontrar señas de que hubieran revisado sus cosas y al seguir escuchando los mismos sonidos de arriba, lo mas seguro es que la caja se hubiera colado entre su ropa cayéndose cuando la sacó. Dejó sus cosas de nuevo en la maleta para centrarse en abrir la caja que hasta ahora había permanecido intacta y fue sacando su contenido: tres paquetitos individuales que observo un poco antes de metérselos al pantalón y una hoja con un par de dobleces que traía las instrucciones de uso y especificaciones.  Enseguida comenzó a leerlas ya que no tenia nada más que hacer hasta que Brenda bajara y si es que lo hacía, no tardo en leerse la hoja completa y como era de esperarse era exactamente igual a lo que ya sabía hasta con las mismas palabras. Entonces fue recordando porque los había comprado y hasta donde había llegado con Brenda  lamentándose de nuevo que no los hubieran usado y ni si quiera vuelto a estar juntos de esa forma, lo único rescatable de su situación es que había comprado el paquete que traía menos porque al ritmo que iban difícilmente se veía acabándose los tres. Y es que aunque fuera muy feliz y apreciara la compañía de Brenda en todo momento no podía negar que a veces tenia demasiadas ganas de repetir aquella noche, como cuando la veía con su ropa escolar por las mañanas o con alguno de esos shorts cortos y no solo por la ropa si no que igual cuando la miraba desde la cama estudiar tan concentrada… habían muchas cosas que lo provocaban e incluso en ese mismo momento al pensar todo eso ya deseaba estar con ella.  Y como si el destino respondiera a sus deseos escucho su voz llamarle, se apresuró a guardar la hoja dentro de la caja para  esconderla  en la parte más profunda de la maleta pues no sabia si ella venia con los hermanitos.

Cuando lo llamó por segunda vez Yasu ya había ido donde ella, mirando hacía las escaleras mientras se acercaba al no verla acompañada - ¿Ya están dormidos?- inquirió dedicándole ahora toda su atención a ella. – ¿Estas tratando de seducirme?-  le dijo en broma al ver como venia vestida, y sosteniéndola de la cintura la acercó un poco mas a él –Mañana si te parece puedes entrar con tus hermanos a ver a tu Papá mientras yo les espero fuera de la habitación, así evitamos que se enoje de más y si algo llegara a pasar o las cosas se ponen mal estaré ahí- fue corriendo sus manos de la cintura hasta su espalda para ahora abrazarla propiamente – Tus hermanitos me parecen simpáticos hacen gestos muy parecidos a los tuyos, ojala que con ellos si pueda lograr llevarme bien- le decía mientras iba mirando las fotos de la pared que le había quedado justo enfrente al abrazar a Brenda - Y a tu Papá, te quiero tanto que no me importaría que se pasará toda la vida tratándome como hoy- continuo con un tono alegre mirando como el Padre si parecía todo un señor en esas fotografías, apretó mas el abrazo y le dio un beso en cuello lo más bajo que le permitía el abrigo –Pero ese doctor, no me importa que tanto se conozcan ni que tan bueno crea que es porque igual no voy a dejar que te aleje de mí- siguió hablándole tranquilo muy seguro de sus palabras para luego separarla un poco de él, sosteniéndole el mentón con los dedos levantando ligeramente su rostro –Creo saber cuales son sus intenciones contigo pero tendrá que entender que eres solamente mía- desvió la mirada de sus ojos a sus labios, los había estado deseando desde hace mucho rato y ahora parecían estarle llamando, le hizo retroceder unos pasos hasta que la acorralo contra la pared y sin dudarlo acorto la distancia cerrando también los ojos uniéndose así en un muy profundo beso, que al principio tuvo un toque diferente ligeramente salado pero tan placentero como siempre, llevándose ese peculiar sabor con cada pequeño suspiro hasta desaparecerlo por completo.  –No puedo esperar hasta que tus hermanos estén en clases- murmuro cuando por fin pudo dejar de besarla ocupando entonces sus manos, que habían estado contorneado su figura, para quitarle el viejo abrigo que le estaba siendo un estorbo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Jue Mayo 01, 2014 6:39 am

Se tranquilizo al verle, y con obviedad se dejo hacer acomodándose entre los brazos de él… no sabía si le estaba tomando el pelo o si le decía la verdad… aunque se iba por la tomaba de pelo pues aquel abrigo, lo menos que haría sería provocar o seducir a alguien. Ir con sus hermanos al hospital evitaría cualquier discusión pues nadie solía discutir frente a dos niños, extrañaba eso de ser niña, no tenía que elegir que estaba bien o no, incluso ni si quiera por la comida tenía que velar. Suspiro sin poderse contener ¿de verdad tenían que hablar de Ned? Prefería hablar de su padre en sí, sabía que él podía ser molesto y fuera de lugar muchas veces pero en el momento que conociera bien a Yasu seguramente le trataría mejor, de eso estaba segura y con respecto a Ned, solo se encogió de hombros sin mucho ánimo, sentía un hormigueo por todo el cuerpo cuando veía a Yasu tan de cerca, incluso podía oler que recién se había duchado… no dijo ni una sola palabra, respondió aquel beso sintiéndose sin peso sobre los hombros, incluso sus caricias que nunca faltaban… levanto las manos viendo el abrigo salir de su sitio, haciéndola sentir la brisa que solía colarse por la casa, se quedo por un momento observando el camisón que llevaba puesto, donde de inmediato se acordó que no debía de quitarse el abrigo, pues ese ocultaba el hecho que no se había puesto un sujetador, y el camisón dejaba ver la curva de sus pechos por los lados, ya que la vejez del mismo evitaba que cumpliera con su funcionalidad de cubrirle por completo… pero tan solo quizás aquello era una señal divina…
Brenda alzo la mirada acercándose nuevamente a Yasu, buscando el abrigo de sus brazos – bésame otra vez… no quiero recordar nada de Ned…  – y era verdad. Había sentido como todo lo bueno se había quebrado en mil pedazos con sus acciones y palabras. ¿Era necesario decírselo? Quizás cuando se fueran a dormir o estuvieran casi dormidos sería el mejor momento, para fingir dormirse si se alteraba… además, ¿Por qué deberían de esperar hasta el siguiente día? Seguramente ella se iba a dedicar a limpiar todo, y el tiempo se le escaparía entre los dedos hasta que terminaran nuevamente en el hospital, teniendo un mal producto de Ned y de su padre… ¿Por qué esperar si podían ser un poquito cuidadosos y no hacer ruido? Agregándole a eso que sus hermanos tenían el sueño pesado y más si estaban cansados de los días anteriores, llenos de preocupación…

Sus mejillas se enrojecieron aun mas, mientras termino de acortar la distancia, apretujándose contra el torso de él, subiendo las manos, para así rodearle por el cuello y en un intento de igualar su altura se puso de puntillas, frotándose de manera delicada contra el – no quiero esperar a mañana tampoco… - susurro besándole muy despacio, solo siendo un beso superficial, dedicándose a mordisquearle el labio inferior, quizás ella no estaba acostumbrada hacer nada de eso… pero había visto cosas, y escuchado cosas de ese tipo de acciones, además que ya había pasado una noche similar con Yasu… y las caricias las había extrañado mientras estudiaba y se iba a la universidad y era algo que esperaba tener en los próximos segundos… o quizás un par de minutos.  – yo solo… yo solo quiero – seguramente en algún momento le hubiera molestado en gran escala que alguien tuviera ese sentido de posesividad con ella, pero lejos de eso, le agradaba esa idea, mas si provenía de los labios de Yasu – yo solo quiero estar contigo, solo quiero ser tuya… - susurro muy por lo bajo, pero segura que por la cercanía se escucharía, ella dejo un par de besos en el cuello de el, encargándose de lamer el mismo tímidamente antes de volver a verle con un brillo en los ojos, ese brillo que podría delatar sus pensamientos – arriba… vamos al cuarto de papá… ellos no nos escucharan… - y claro también podrían ponerle seguro a la puerta para evitar que entraran y al menos estar seguros en esas cuatro paredes, aun mas pues la única que podía atravesar paredes se encontraba muy lejos. 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 02, 2014 5:29 pm

Sintió encender sus sentidos al máximo cuando vio lo que ese abrigo había estado ocultando, la miró con detalle asegurándose de que esa imagen quedara bien guardada den su mente, ahora ansiaba demasiado sentir ese cuerpo que tal vez no podría contenerse por mucho tiempo. Envolviéndola de nuevo con sus brazos  le extraño un poco la forma en que escucho decirle que no quería recordar nada de Ned, pero no se distrajo mucho con eso ya que al sentir sus labios y su cuerpo contra él le hacía imposible concentrarse en algo más. Notando como Brenda cada vez se desenvolvía mejor con él  fue disfrutando como le mordisqueaba  mientras él la llenaba de caricias que incluso ya habían llegado muy por debajo de su espalda.  Al llegarle  ese susurro con el que correspondía a sus deseos y se entregaba solo a él una gran felicidad mezclada con excitación lo invadió provocándolo  aun más,  al tiempo que sentía como su piel se erizaba al ella irse ocupando de su cuello. Entendiendo perfectamente  lo que tenia en mente le sonrió y se hizo a un lado para recoger el abrigo que antes había dejado caer  llevando inmediatamente después a Brenda de la mano escaleras arriba. -¿Cuál es el de tu papá?-  le pregunto sin levantar la voz para no despertar a sus hermanitos pero dejando ver cierta urgencia por llegar a su destino.

Al entrar al cuarto no se detuvo hasta estar junto a la cama, tirando ligeramente a Brenda de la mano hacía él soltó el abrigo para poder tomarla de la cintura y besarla de nuevo reclinándose poco a poco hacía ella para que fueran quedando acostados sobre la cama. Antes de que pudiera continuar,  la puerta soltó un leve ruido que le recordó que se había quedado abierta.  le dio unos cuantos besos mas antes de alejarse a cerrarla rápidamente con todo y seguro, sin molestarse en encender la luz pues sabía que así Brenda estaría más cómoda. De regreso, justo antes de meterse a la cama se despojo de su camisa considerando que ella ya le llevaba cierta ventaja respecto a la ropa… y fue cuestión de segundos para que ya estuviera encima de ella besándola muy intensamente como si su vida dependiera de ello pues con las cosas como estaban igual podría ser que no tuviera otra oportunidad así en un largo tiempo y no planeaba desaprovechar ni un momento. No tardo mucho en acompañar esos besos con caricias en las que fue levantando de a pocos el camisón que traía Brenda, descubriendo completamente sus piernas siguió subiéndolo hasta dejarlo por encima de su ombligo. Entonces comenzó a alentar y profundizar los besos bajando también el ritmo de la mano con la que estaba acariciándola hasta detenerse, fue levantándose sobre ella dejando que su último beso se rompiera  por si solo al ser demasiada la distancia entre sus labios, en realidad no quería dejar de probar tan embriagante sabor  pero  su cuerpo también le estaba exigiendo cubrir otro tipo de necesidades.  Había quedado arrodillado casi a la altura de la cadera de Brenda observándola entre sombras desde esa posición,  para él no existía mujer más perfecta ni que deseara tanto como a ella, ese camisón por mas viejo que fuera le encantaba como la hacia ver pero había algo que le gustaba mucho más y se encontraba debajo del mismo.  Colocó ambas manos a cada lado de la cintura  descubierta de Brenda y comenzó a subirlas con lentitud hasta que sus pechos quedaron completamente desnudos, tomando ahora el camisón y retirándolo completamente de su cuerpo.  Con una de sus manos fue acariciando todo su torso, dedicando un poco más de tiempo al estar sobre sus pechos frotando suavemente sus pezones y terminando así de encender cada rincón de su cuerpo. Al levantar un poco la vista notaba como sus labios seguían llamándole, no lo dudo y volvió  a recostarse sobre ella para besarla con pasión, entrelazando sus lenguas, devolviéndole los mordiscos,  todo con cierta desesperación y además de todo ahora la piel desnuda de ambos estaba  en contacto directo lo que le estaba haciendo perder la razón al remover todo un mar de emociones dentro de él.  Velozmente el  calor fue envolviendo su cuerpo, cada vez haciendo más incontenible a Yasu que dejo caer un poco más de peso sobre ella hasta sentir  a la perfección como sus pechos junto con sus pequeños pezones ejercían presión en él cambiando así hasta el ritmo de su respiración, ya sabia que no podría controlarse mucho mas si la tenía casi completamente desnuda y a su merced.  Una serie de palpitaciones que iban en aumento se fueron concentrando en su entrepierna  haciendo cada vez más y más notoria su excitación a través de su ropa,  por lo que ya no vio sentido en ocultarle lo que el tanto había estado deseando. Agitado dejo sus labios  tomando un poco de aire para poder hablarle acercándose a su oído –Brenda… quiero hacerte mía-  siendo esas las únicas palabras que pudo articular, necesitaba saber si ella estaría dispuesta a todo…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Lun Mayo 05, 2014 4:50 am

Sonrió nerviosa mientras Yasu le guiaba escaleras arriba. Con el mismo susurro en el que el le había hablado le indico cual era la habitación de su padre, donde al entrar temió un poco que el encendiera la luz, mas luego se extraño. Podía alcanzar a ver su figura, y se podría decir que se necesitaba de la luz para lo que iban hacer… incluso seria mucho ms sencillo sin luz, no tendría que preocuparse por si sería muy intenso que le viera así… y todo apuntaba a que sería mejor tener la luz apagada. Cuando Yasu se aparto para cerrar la puerta, vio como su figura desaparecía en la oscuridad… y estaba convencida de que quería verle, poder ver sus mejillas y el brillo de sus ojos, pero no alcanzo a pedirle que encendiera una pequeña lámpara que había del otro lado de la cama.
Fue cuestión de tiempo que su camisón dejara de cubrir lo poco que cubría su cuerpo, dejo escapar un gemido muy bajo, teniendo en la cabeza siempre presente que sus hermanos dormían y cualquier sonido podría llamarles la atención a pesar de su sueño pesado… pues era mejor no tentar con eso. Correspondía a sus besos con la misma intensidad mientras sus manos subían y bajaban por la espalda de él, queriendo tenerle lo más cerca posible y poder abarcar con sus manos todo lo que podía, tanto o igual como él hacía con sus manos atentas. Se mordió el labio escuchando aquella pequeña frase… ¿era correcto seguir? No era el momento para responderse eso. Ella beso la mejilla de él y lo aparto con delicadeza para rodar sobre la cama y ponerse de pie al otro lado. Donde la cama estaba fría, ella se acerco a la lámpara dándole un pequeño toque que ilumino vagamente la habitación pero colaboraba con sus ojos para que pudieran alcanzar a reconocer cada línea y musculo del cuerpo de Yasu. Se quedo unos pocos segundos observándole desde el otro extremo de la cama, quizás era necesario responderle o no… pero se dio la vuelta para darle la espalda, tomando de cada lado sus pantaletas, las estiro un poco hacia los lados y luego bajo despacio por sus muslos, agachándose un poco para sacar un pie y luego el otro, quedándose con las mismas en la mano, que no dudo en dejar caer. Podía sentir sus mejillas arder no había pensado en que terminaría sin ropa de esa forma… pero quería mostrarle a Yasu las ganas que sentía de avanzar con eso… se giro despacio subiéndose a la cama, y cruzando la misma a gatas hasta llegar frente a él, donde se hinco dejando sus piernas bien juntas para sentarse de esa forma. Llevo sus manos al cierre del pantalón de él, donde sus dedos no tardaron en desabrocharle, junto con bajarle el zíper. Subió la mirada dejando que la gravedad bajara los pantalones de él, ella toco su abdomen y subió en pequeñas caricias, a la vez que ella misma se iba levantando, manteniéndose lo más cerca que podía.

Roso sus labios para cuando termino de levantarse, la diferencia de altura no era mucha, y la cama no era tan alta así que podía llegar a estar una cabeza más arriba que el. Le rodeo el cuello con los brazos, no sin antes haber tomado la mano de él, para hacer que el rodeara con el brazo, dejando su mano mas debajo de su espalda, pues la primera noche en la que habían llegado un poco lejos había quedado convencida de que no había nada más placentero que poder sentir su tacto de esa forma tan directa en su piel, sin ropa que evitara sentir la calidez de su manos… y era algo claro  que la Brenda de todos los días se le hubiera dificultado mucho hacer eso, y ni si quiera ella podía creerse haber hecho eso, beso sus mejillas y ladeo la cabeza para acercarse a la oreja de él, donde mordió despacio y ahora si nerviosa, con la respiración entre cortada – Yasu… yo… yo solo quería verte también – susurro, como si estuviera dándole una respuesta a porque se alejaba de una forma tardía. Busco mirarle a los ojos antes de besarle con algo de nervios, antes de volver hablar unos segundos después – procura que no me duela… ¿sí? – y es que eso le aterraba, sentir cualquier especie de dolor que no solo sintiera en el momento si no al día siguiente también, sabía que no podía zafarse pero al menos sabía que no iba a ser una experiencia traumante si Yasu era el que lo hacía.  – porque… porque puede que quiera seguir haciendo esto cada noche… para no olvidarme de que solo quiero ser tuya… - y si, era lo que Brenda hacia cuando estaba nerviosa, hablar y hablar… y hablar. 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 07, 2014 7:20 am

En un momento todo había terminado para él, sabia que era una posibilidad que ella no quisiera y por eso se había aventurado  a decirle antes de cometer un error. Desde un lado de la cama la miró alejarse mientras él se frotaba un poco el brazo con la mano preguntándose si habría hecho algo mal ¿que es lo que seguía ahora? ¿debería salirse? Resignado volteo  la vista hacia el suelo en busca de sus ropas pero la luz enseguida le hizo fijarse de nuevo en Brenda y en su cuerpo que por primera vez veía con más claridad, sintiendo como cada centímetro de su piel volvía a hervirle aun más que antes en el instante que ella deslizaba su ultima prenda de esa forma. Estaba hipnotizado con su figura desnuda que iba regresando hacia él,  tan asombrado cuando la vio abrirle el pantalón que le costaba creer que eso fuera real. Sus latidos se incrementaban con cada cosa que hacía y le decía  que hasta creía que ella podría sentirlos a través de su pecho. Llevo su otra mano a la misma zona donde ella ya le había guiado la primera para darle unas caricias que por momentos apretaba, aprovechando ese tiempo también para que con un par de movimientos de sus pies se sacara por completo el pantalón. En ningún momento se había olvidado que traía los condones pero no creía que Brenda lo supiera, lo que le hacía pensar que estaba dispuesta a hacerlo aunque no los hubiera llevado y eso contribuía a provocarle todavía más.

Posiblemente porque era la primera vez que la veía y sentía sin nada que la cubriera  o porque ella le había dicho que no solo aceptaba hacerlo por esa noche si no que también las siguientes,  que Yasu podía sentir como su cuerpo estaba reaccionando muy rápido, incluso sentía como sus boxers ya estaban ejerciendo demasiada presión en él.  Pero por mas listo que estuviera sabía que ella no lo estaba ya que había advertido su nerviosismo cuando lo beso y también en sus palabras. Prefirió no decirle nada ocupando sus labios solo para besarla lentamente y silenciarla, así quería darle confianza para que dejara de preocuparse y se dedicara solamente a disfrutar del acto. Cuando creyó que había sido suficiente bajó de sus labios a uno de sus pechos al que le dio unos besos antes de lamerlo y comenzar a succionar durante un rato el pezón sin dejar sus manos quietas ni un segundo sintiendo todo lo que podía del cuerpo de Brenda.  

Se tuvo que alejar un poco de ella quedando frente a frente, ninguno tenia porque seguir ocultando nada más. Rápidamente se deshizo  por completo de su ultima prenda  y de nuevo fue acercándose despacio para irla ayudando a recostarse en medio de la cama, quedo sentado a su lado inclinándose hacia ella para encargarse de su otro pecho de la misma manera que con el primero pero agregando algunos mordiscos,  acariciándole con delicadeza desde su abdomen hasta su pubis cada vez atreviéndose a llegar más abajo.  No tardo mucho en sentir que ya no podía seguir conteniéndose por lo que se hizo a un lado para separarle ligeramente las piernas a Brenda,  acomodándose enseguida encima de ella fue besándole el cuello con cierta desesperación totalmente excitado al sentir como su miembro rozaba con la zona mas intima de Brenda, abriéndose paso y adentrándose apenas un poco para empezar a frotarse con muy suaves movimientos. Él también sentía algo de nervios al no tener experiencia, no estaba muy seguro de si ella estaría lo suficientemente estimulada pues no era tan fácil de saber como en un hombre y también le surgieron otras dudas mas especificas, tal vez la más importante es que no tenia muy claro que es lo que sentiría o como sabría si estaba en el lugar indicado para entrar…   pero a pesar de eso no se demostró turbado en ningún momento para no perder la seguridad que Brenda tenia en él, tenia que mantener  todo bajo control.  Se había pasado a su boca besándola  desenfrenadamente  mientras,  por la lubricación de su cuerpo, cada vez sentía que le era más fácil deslizarse y profundizar entre aquellos otros labios de Brenda  envolviéndose así toda esa zona en un húmedo calor, lo que le hizo creer que posiblemente ese era el momento ideal. –e-espérame- le dijo entre sus besos, moviéndose poco después a un lado casi en contra de su voluntad hasta quedar sentado en la orilla de la cama dándole la espalda para buscar entre su ropa por uno de los condones, rompiendo el sobre y con desesperación tardo un poco en ponérselo ya que tuvo que verificar un par de veces que lo hubiera hecho correctamente.

Volvió a acostarse junto a ella pero esta vez para tomarla de un costado y hacerle quedar por encima de él sosteniéndola entonces de sus caderas, así seria mucho mas fácil que ella se retirara si quería y que él controlara mejor la fuerza de sus movimientos, no podía prometerle que no le dolería pero con eso quería asegurarse de que al menos no ocurriera algo desastroso.  –Seré muy cuidadoso- le dijo por lo bajo, sintiendo como su interior casi estallaba de impaciencia comenzó a guiar sus caderas hacia él.  Fue cuestión de algunos intentos que pudiera acomodarse de la forma idónea para empezar a explorar con diferentes movimientos el camino hacia el lugar al que tanto anhelaba entrar.  Aunque al principio había sido un poco difícil ahora esa posición le permitía manejarse con más facilidad, moviéndose cada vez con menos sutileza  su miembro llegaba mas y mas profundo lo que estaba haciéndole delirar de placer al tiempo que trataba de no dejarse llevar completamente por sus emociones para no dejar de prestar atención en las reacciones de Brenda por si debía parar, aunque con cada empuje le costaba más.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Brenda Q. el Lun Mayo 12, 2014 7:41 am

Sentía sus piernas temblar, mientras sus manos se aferraban a los cabellos de Yasu. Pequeños jadeos se escapan de sus labios, bajos pero segura de que él le estaría escuchando. Para cuando él se aparto sintió un ligero frio que al instante en el que Yasu se deshizo de su última prenda fue cambiado por un ardor en sus mejillas, que le hizo apartar la vista apenada, en cuanto a volvió a sentir su tacto, regreso su mirada a él, permitiéndose detallarle con la mirada mientras él le ayudaba a acomodarse en el medio de la cama… se sentía impaciente, mucho más que nerviosa. Estaban demasiado cerca y sentía que en cualquier momento alguno de sus hermanos les detendría el momento, incluso recordó la mirada furiosa de Alex, ¿ella lo sabría? Quizás no… Brenda ni si quiera le había enviado un mensaje de texto, y no era preciso en lo que debía pensar teniendo a Yasu de esa forma tan cerca y provocativa, así que desecho cualquier pensamiento que no tuviera que ver con Yasu.
No se atrevía a hablar, sentía que lo iba a arruinar si llegaba  a mencionar cualquier cosa. Cedió abriendo las piernas y un escalofrió el recorrió el cuerpo en cuanto le sintió, sus nervios volvieron. Pero se aseguro de no dejar que le invadieran, no se sentía mal y a los pocos segundos ella se encontraba moviéndose de esa misma forma, y fue entonces que decidió actuar, había mantenido sus manos abajo pero no creía que eso fuera muy justo, no quería cumplir la función de una muñeca inflable, quizás térmica, no… ella no quería sentirse como una de esas, movió sus manos, acariciando el cuerpo de Yasu, suave y despacio con cierto temblor producto de cada rose que Yasu le ofrecía, después de esa noche sabia que sería más sencillo. Beso su cuello al igual que él había hecho con ella, pero no le había dejado hacer mucho antes de apartarse, ella quiso ver que hacía, por lo que se inclino levemente hacia un lado observando un paquetito… abrió los ojos por asombro, se le habían olvidado los condones, estaba tan ida disfrutando que se le habían olvidado…  después de todo Yasu era el mayor, ella podría otorgarle esa responsabilidad a él y ella solo dedicarse a incentivar…
Se dejo guiar pero le ayudo para que no fuera tan complicado levantarle, asintió con la cabeza a sus palabras y se permitió cerrar los ojos por primera vez, apoyándose en el pecho de Yasu con ambas manos, bajando despacio haciendo caso a sus manos que la guiaban, se detuvo a penas le sintió en su intimidad tan pronta al momento de la verdad. Se mordió el labio inferior y continuo… no sentía dolor como tal, era una leve incomodidad por la presencia de algo que nunca había estado ahí, pero solo era cuestión de tiempo. Se había quedado muda, los segundos que había tardado él en tener cuidado, pero sus piernas temblaban y se dejo “caer” quedando sentada sobre el, a la vez que dejaba escapar un agudo gemido, quizás más alto de lo que le hubiera gustado dejar escapar… no reparo en ello y continuo – e-espera… - le pidió con el pecho agitado. No era la posición en la que ella se había imaginado estar en su primera vez, se sentía demasiado expuesta, sintiendo no solo sus mejillas sonrojadas, sino también el resto de cuerpo… se guio por las cosas que sabía, que eran muy limitadas, pero de algo servía haber escuchado las palabras de vez en cuanto de Alex. Movió lentamente sus caderas, en círculos, para acostumbrarse a aquella presión, luego se movió solo unos pocos centímetros hacia arriba, moviéndose despacio hacia debajo de nuevo - ¿a-así? – para entonces ya había abierto los ojos levemente, para poder verle a él también.
Fue teniendo un poco mas de confianza a cada segundo que pasaba… la puerta estaba cerrada… estaba con Yasu… y lo más importante es que había un condón de por medio, no podía pasar nada malo… no esa noche además, era Yasu… él era de ella, y había sido un regalo muy bonito a pesar de que nunca lo había aceptado como un regalo como tal. Se quiso mover más rápido, ayudándose con los pies una vez más aumento aquellos movimientos, dejando escapar unos tantos gemidos, sintiendo como aquella incomodidad iba desapareciendo, dejando una sensación de placer a cambio…  Se quedo un momento quieta, mientras sus manos se guiaron hacia arriba del abdomen ajeno, subiendo despacio, volviendo a sus movimientos tímidos, arriba y abajo, arriba y abajo… solo que poco a poco fue dejando que se fuera más arriba, con forme se inclinaba para poder alcanzar los labios, que cuando los rozo sintió como su miembro se escapaba de su intimidad, lo que hizo que ella se apartara de él, volviéndose a levantar – s-se salió… - y claro ella, no tenía planeado que algo así fuera a suceder, pero no dejo que el hiciera algo al respecto…


De repente se había sentido vacía, así que la única solución que tenia a ello era volver a como habían estado anteriormente, no lo pensó dos veces tampoco así que ella se ubico como estaba, ayudándose con una mano que tanto antes, sujetando el miembro de Yasu temerosa, y no, no lo estaba viendo directamente a él, estaba con la cabeza inclinada asegurándose de hacer bien las cosas, pero aquello… ella suspiro alto y antes de volver a introducirle dentro de ella, le acaricio con las yemas de los dedos, a pesar del condón, sus mejillas se habían sonrojado porque su curiosidad había podido mas en el momento, queriendo saber cómo se sentía… hasta que se percato de lo que estaba haciendo y se acomodo sobre el mismo, bajando despacio como él le había ayudado hacerlo… se aparto el cabello del rostro y esta vez si le volvió a ver – ven… - tenía miedo de que si se volvía a recostar sobre él para poderle besar sucediera lo mismo, y sería más fácil que él se levantara para poderla besar… empezó a realizar un movimiento despacio, de adelante hacia atrás, sin levantarse… llegando a disfrutar de aquel roce, y la forma en la que el tenerle “adentro” le hacía sentir… 
avatar
Brenda Q.

Femenino
Mensajes : 634
Ingreso : 02/01/2014
Localización : Misaka Wuz Here

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Salida Inesperada [Yasuhiro]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.