Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Este foro ha muero ¡pero visita el nuestro!
Lun Mar 26, 2018 5:57 pm por Invitado

» Una noche para no olvidar (priv-Momo)
Jue Mar 22, 2018 7:43 am por Lynette Bishop

» Un pueblo no tan fantasma. (priv: Eigil)
Miér Mar 14, 2018 4:51 pm por Eigil

» Paseo en el parque[Priv. Ayana]
Vie Feb 09, 2018 6:27 am por Lucas Nex

» Confieso que...
Dom Feb 04, 2018 6:50 pm por Norihito Kurama

» Golpe, beso, abrazo o .... variante *O*
Dom Feb 04, 2018 6:47 pm por Norihito Kurama

» Cuenta hasta 10 y viola!
Dom Feb 04, 2018 6:44 pm por Norihito Kurama

» Cuenta 10 y besa!! =)
Sáb Feb 03, 2018 10:19 pm por Aengus Óg

» Al fin en casa [Priv.]
Sáb Ene 13, 2018 6:09 am por Sentorea Shianus

» Un mes o dos ~
Jue Nov 30, 2017 10:40 pm por Lyonett Schimdt

» Reglas para el rol
Lun Oct 30, 2017 12:53 am por Ayla

» Counter-offer | Kara
Vie Oct 27, 2017 2:02 pm por Kara Ku-Sith

» Crawl on Your Belly | Lyonett
Jue Oct 26, 2017 11:54 am por Sebastian Morgenstern

» Conociéndonos. [Aengus Ógr]
Mar Oct 24, 2017 1:51 am por Aengus Óg

» Describe al de arriba por el avatar
Mar Oct 17, 2017 2:37 am por Aengus Óg

» Emergecia?
Jue Oct 12, 2017 9:33 pm por Aleksandra Sanya V. Lit

» Ausencia hasta el lunes < 3
Jue Oct 12, 2017 8:03 pm por Lyonett Schimdt

» Venga, vamos a jugar [priv.]
Lun Oct 02, 2017 10:19 pm por Skadi


¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 151 el Miér Jun 26, 2013 1:26 pm.

Los posteadores más activos del mes











Élite
Afiliados Élite
Si quieres que tu foro aparezca en esta secciónhaz clic aquí
City of Horror 28_194846_96xb13 Crear foro Jugando con Dioses Underworld war Lost Soul Crear foro Seven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas  photo untitled45.png  School Crazy School Deluxe NEW


Diseño por parte de Zvi Shiloah ♥

Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://sakurai-rolamoesclav.forofenomeno.com/forum.

La oscuridad.

Ir abajo

La oscuridad.

Mensaje por Invitado el Miér Jul 31, 2013 12:35 am

Bueno soy un escritor de hace mucho tiempo y suelo escribir relatos, que luego paso para que me den opiniones, y como los relatos están para leerse quiero compartir con vosotros algunos, este es un relato que escribí cuando medio el venazo y las ganas de escribir algo, espero que lo disfrutéis y si queréis seguiré poniendo más, Enjoy~


                                                             La oscuridad.




Era una noche oscura, fría como un cuchillo que corta el alma, oscura como la boca de un lobo y silenciosa como un cementerio, era una noche oscura sin humanidad, y las calles tomaban su reino dominando las calles, el eco se hacía de oír haciendo grandes los pequeños paso del peatón que caminaba a través de esta noche tan fría y oscura, ni el mismo sabia su destino, caminaba por el placer del frio en su cara cortando sus mejillas como cuchillas invisibles, su cara escondida tras una capucha aterradora, que bien podía parecerse a la de la vieja parca, sus manos escondidas del frio en sus bolsillos y su mirada al suelo, ¿qué mira nuestro peatón desconocido? Ni él lo sabe, ha salido a saciarse, saciar su alma no humana, su lado más oscuro y aterrador, ni el mismo es capaz de mirar a los ojos a la criatura que reside en los rincones oscuros de su alma, no es un demonio, ni un ser maligno, es oscuridad, pura y sucia oscuridad dentro de este ser, su cara se marcaba a sus huesos, pegados con fuego, sus ojos oscuros y tristes, el sabia que hacía, él sabía que no era bonito lo que hacía, pero no podía controlar a su oscuridad sin sangre, no sin ella, la oscuridad le devoraba por dentro, le comía por dentro y el destrozaba, dormía de día, pues de noche la oscuridad devoraba sus sueños, se despertaba rodeado de oscuridad danzante y temblaba, era un hombre rudo, de aspecto tosco y fuerte, pero temblaba ante esto, no podía, trago saliva cuando vio a su víctima, una chica joven, dulce, aún no conocedora de la oscuridad del mundo, caminaba elegante, venia de alguna fiesta, camino tras de ella agarrando fuerte el cuchillo que llevaba en el bolsillo, parecía helarse a su tacto, la acorralo enseguida y de su boca solo salieron algunas palabras mientras la chica no podía hablar con la mano de su atacante en la boca, le caían lagrimas tan saladas que en su piel casi hacían arder sus heridas internas, bajo la mirada y dejo de resistirse a la oscuridad de su alma y sus ojos se llenaron de un rojo carmesí, como si su sangre ardiera, brillaban en la oscuridad de la noche, de repente paró de llorar, y una sonrisa lobuna apareció en su boca, miro a la chica y se relamió despacio, ahora no era ese hombre asustado, era la oscuridad, la ansiosa oscuridad queriendo una alma de la que alimentarse, cogió el cuchillo con habilidad y de un golpe lo clavo en la garganta de la chica, rajando su garganta, la chica escupía sangre a través de la mano del atacante, separo la mano de su boca y lamió la sangre de su mano, casi se extasiaba de ella, era como un placer ardiente y fugaz en su cuerpo, lo hacía temblar y jadear, lamió el cuchillo también y miro a la chica, que aún no muerta se debatía entre la vida y la muerte, escupiendo sangre y mirando con ojos de tristeza, quería que la perdonara, pero la oscuridad no siente ni padece, es solo oscuridad, malvada, sangrienta, destructora y devoradora oscuridad, cogió de nuevo el cuchillo y rajo otro poco de la chica, quería alargar ese momento, quería más de ese liquido rojo de la vida, extasiarse con él, quería tener la boca pegajosa con ese liquido, rajo durante bastante rato a la pobre y tierna chica, que ya lejos de vivir, yacía muerta, con una expresión de dolor inhumana, había abandonado el mundo, y su dolor, pero aún así la oscuridad no paraba, quería la última gota de esa tierna chica, lo quería todo, de repente y súbitamente una fugaz luz le alumbro, y una voz notoria grito, un oficial ahora estaba plantado frente a ese hombre, cuando el asesino se levanto y el oficial vio el cuerpo de la chica, grotesca ahora, desmembrado, desnuda y abierto y el asesino con la boca color carmesí, aún mordiendo carne rosa de la chica, enseguida supo que hacer, saco su arma y efectuó varios disparos contra el hombre, el asesino avanzaba como una sombra proyectada por un títere malvado, avanzaba hacia el oficial, con su boca color carmesí aún goteando liquido rojo, y el oficial no paraba de apretar el frio gatillo de su arma de muerte, la noche y el callejón se iluminaban de una luz que se apagaba enseguida, el silbido de la bala rompía el silencio antes de chocar contra el cuerpo del asesino y dejar escapar más de su esencia, hasta que el oficial gasto sus balas, apretaba el gatillo en un intento de que de su arma fría saliera más muerte, pero no, acabadas sus balas miro al asesino que seguía avanzando hacia él, con una sonrisa manchada por el carmesí de la sangre e iluminada por la luna blanca, era el mismo retrato de la locura, la perdición y la muerte más oscura. Entonces el asesino a unos pasos del asustado oficial se desplomo sobre sus fuertes hombros, el oficial respiraba con dificultad, estaba asustado, sudaba con un sudor tan frio como esa noche, y el asesino parecía muerto, lo dejo en el suelo intentando recobrar la cordura y el equilibrio y miro a la chica, no había nada que hacer, estaba muerta seguro, abierta, asesinada y muerta, nada podía hacer por la triste chica, pero la confianza es el cuchillo que mata a los confiados y una sombra proyectada por el cuerpo muerto del asesino se planto frente al oficial, poco pudo hacer el oficial más que gritar cuando la sombra entro por sus ojos, boca y oídos, devorando y adueñándose de su pobre y bondadosa alma, ya no quedaba nada del oficial, ahora era la oscuridad, el oficial ahora, era un alma suya, igual que los anteriores poseedores de la oscuridad, un triste espejo o un sueño, de que ellos la controlaban, cuando solo les daba espacio, para descansar, un sueño roto, una cuchilla fría rasgando las esperanzas, ya nadie estaba a salvo, nadie estaba a salvo de la muerte más antigua de la humanidad, la oscuridad no podía ser vencida, aún sin tener cuerpo era un peligro, una muerte oscura y  directa, no era benevolente, no era rápida, no era perdedora. La oscuridad solo atrae muerte, la humanidad solo atrae muerte, y la oscuridad quizás, mandada por la madre tierra, ha querido enseñar a los humanos una lección, o quizás la oscuridad, quería sangre, y los humanos tenemos una oscuridad dentro de nosotros aprovechable, nadie sabe eso, pero mientras el nuevo cuerpo de la oscuridad avanza en la noche, perdiéndose en busca de su nueva víctima, con su boca color carmesí y sus ojos rojos sangre, nadie puede salvarnos de ella, ni de nosotros mismos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.